A POCOS DIAS DEL VIGESIMO aniversario de su muerte, Juan Manuel Fangio vuelve a ser noticia por las razones menos pensadas.


La justicia Civil y Comercial de Mar del Plata dictaminó la exhumación de los restos del Quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, fallecido en julio de 1995, a partir de una demanda por filiación que inició en 2013 Oscar “Cacho” Espinosa Fangio. La medida se cumplirá el próximo 7 de agosto, a las 11.

La demanda se tramita ante el juzgado n° 5 a cargo del doctor Rodrigo Cataldo, quien ordenó el traslado de los restos ese día a la Morgue Judicial marplatense. La idea del juez es obtener muestras para realizar un estudio de ADN en el Hospital Durand de Buenos Aires, y determinar fehacientemente si Fangio era el padre de “Cacho”, algo que siempre el automovilismo supuso pero de lo que el balcarceño nunca dejó testimonio legal. Un juicio en la década del ’80, en la época en la que no existían los exámenes de ADN, le dio entonces la razón al Quíntuple.

En este caso, el tema está más abierto porque el juez tomó nota de otra demanda similar, realizada por Rubén Juan Vázquez, un habitante de Cañuelas, que desde hace una década dice ser el hijo de Fangio, ante el Juzgado Civil y Comercial n° 13 de La Plata, a cargo del doctor Carlos Catoggio. En este caso, el juez había negado la exhumación de los restos mortales del piloto. A Vázquez lo patrocina el mediático letrado Miguel Angel Pierri.

“Cacho” Fangio nació en 1938, en Mar del Plata. Era hijo de Andreína “Beba” Berruet, que a la sazón estaba casada con el señor Espinosa. Berruet acompañó a Fangio durante toda su carrera deportiva en Europa, y aparece en innumerables fotografías y películas de la época.

 

Montecarlo, 1956, Fangio discute con Beba en los boxes. A la izquierda, Eugenio Castellotti (Foto LIFE).

 

Vivieron juntos hasta 1961, compartiendo un departamento de la calle Talcahuano, hasta que el balcarceño dejó el hogar. Eso no lo privó de apoyar a Cacho en los inicios de su carrera deportiva: lo mandó a correr Fórmula 3 a Inglaterra en 1966, y lo convocó como piloto para la Misión Argentina en las 84 Horas de Nurburgring en 1969. La relación entre ambos se enfrió totalmente a fines de los ’80.

«Es un tema difícil -decía Cacho en un reportaje en el diario Olé en diciembre de 2000, hace casi quince años- Si no lo explicó quien lo tenía que explicar… Yo podría hacerlo. Pero ya pasó tanto tiempo que es mejor olvidarse. Yo nunca hice notas hablando de eso. Espero que me entiendan. Hay cosas que prefiero no comentar. Cuando uno calla, no es que no quiere hablar. Se puede herir a mucha gente y también sufrir, como me tocó hacerlo a mí. Quizá antes de morirme me decida a escribir un libro». 

En el caso de Vázquez, éste inició su demanda una década atrás, cuando se enteró por su madre, Catalina Basili, fallecida en 2012, que había nacido luego de que ésta tuviera una relación sentimental con Fangio, que acabó siendo su padrino de bautismo. Cinco testigos habrían brindado en la causa detalles de los años en que Basili se relacionó en Balcarce con Fangio.

Vázquez nació en esa ciudad en junio de 1942, cuando ya la Segunda Guerra Mundial había obligado a suspender las carreras de autos en la Argentina por falta de suministros,  y a los 9 años fue a vivir a Cañuelas. En diciembre de 2013 le contó al periódico “El Ciudadano Cañuelense”: “Intimamente sé que soy el hijo de Fangio, pero llegado el momento en que se confirme judicialmente, sé que va a ser muy duro (…) “A mi madre no le reprocho nada. Si bien no se separó, sé que en ese momento estaba atravesando un mal momento de su matrimonio. Vázquez nunca supo que yo no era su hijo, pero siempre lo voy a seguir sintiendo como mi padre. Era un tipo fuera de serie, con una enorme bondad. De mi padre biológico no puedo opinar mucho. Lo vi solamente una vez. Me hubiera gustado charlar con él y tener una relación más profunda”.

Eso sucedió cuando Vázquez concurrió a las oficinas de su padrino en Constitución. Fangio había sido nombrado presidente de Mercedes Benz Argentina y su ahijado le pidió un empleo en la planta de la empresa en González Catán. Sin rodeos, el Quíntuple le extendió una nota para presentar ante la oficina de Personal. Vázquez nunca entró a trabajar en la compañía. “Pienso que él se debe haber preocupado mucho de tenerme cerca porque la gente podía pensar raro», le dijo el año pasado a la cadena C5N.

 

Cacho Fangio y Rubén Vázquez (Foto: minutobalcarce.com.ar)

 

El juicio por filiación comenzó en 2005. Vázquez está dispuesto a usar el apellido Fangio si se comprueba que es su hijo. Según el periódico, “los abogados de la Fundación que administra su legado interpusieron una serie de recursos que fueron demorando la prueba definitoria: el cotejo de ADN entre Rubén Vázquez y los restos de Fangio, que descansan en el panteón familiar del cementerio de Balcarce”.

Esta historia, sin duda, continuará. 

Por el equipo de VA

Fotos: minutobalcarce.com.ar y Archivo VA

 

-publicidad-

8 COMENTARIOS

  1. Lo de Cacho Fangio es bien conocido por todos e incluso usaba su apellido en la Misión Argentina, sería interesante conocer como fue que perdió su juicio de filiación, es insólito por mas que no existiera pruebas de ADN en aquella época, aunque si de un lado estaba el quíntuple…
    Lo del Sr. Vazquez, una cosa es leer la nota y una idea que uno se puede hacer, pero al ver la foto se despejan todas las dudas!
    También se decía mucho que Bordeu también era su hijo, y parecido ciertamente tampoco le faltaba.
    Dicen que el quíntuple, mas allá de los homenajes fierreros y que su vida se desarrollo en una época donde de las cuestiones personales no se hablaba abiertamente sino sólo en forma de comentarios, era un tipo un tanto complicado. Esta bueno que se desacralice a nuestros ídolos: eran personas de carne y hueso y sus descendientes tienen derecho a llevar el apellido que les corresponde por legítimo derecho.
    Por último, es notable como sus herederos se han desprendido en los últimos tiempos de mucho de su patrimonio…

    • Estoy totalmente de acuerdo con el comentario anterior.
      Ahora ¿no es muy amarillista titular la nota como «El Escándalo Fangio?
      ¿Cual sería el escándalo?
      La vida privada es solo eso, privada aunque uno se llame Juan Manuel Fangio.

  2. Cuestiones humanas… Quien no tiene un muerto en el placard? Y no es que la vida privada de las personas conocidas llame mas la atenciòn… Llama tanto como la de cualquiera… Solo que en este caso a mucha mas gente justamente por eso, porque son conocidas.

  3. Cuando nació Cacho por algún motivo in entendible para mi no lo crió su madre sino una hermana de Beba. Fangio no era Fangio , era un mecánico que corría en Ford T en ese momento. Al chico con los años lo veían en los veraneos. Muy extrañó para tratarse de un hijo. Con los años y como tratando de recomponer la cosa lo apoyo en su carrera deportiva un tiempo. Luego nada de nada hasta su muerte. Hubo una última reunión con un Cacho muy resentido por el abandono total de su madre por parte de Fangio.
    Con Vásquez hacer el ADN es una pérdida dé tiempo.mucho más joven, no es extraño que una mujer joven se haya sentido traída sexualmente por el campeón famoso de la ciudad. Esto paso, pasa y seguirá pasando así que a no escandalizarse.
    La familia está de remate, venden todo y esto indica que tienen mucho para perder. Se comentaba que 2 millones de los verdes desaparecieron de una cuenta en Suiza poco después de su muerte y hubo problemas entre los sobrinos y demás queso e disputaban la plata.

  4. En la foto, además de Castelotti, aparecen Mussolini y Collins sobre la derecha. Falta Hawthron y el equipo Ferrari estaba completo. Menos Fangio lógicamente, todos murieron arriba de sus
    autos un par de años después.

    • Mussolini tenía como compañero de equipo a Hitler… Usted se refiere sin duda a Luigi Musso, muerto en el GP de Francia de 1958, la carrera en la que Fangio le puso fin a su campaña. Además, en ese año 1956, Hawthorn era piloto de BRM.

      • Me extraña Pablo. El corrector de la tablet me jugó una mala pasada. Nunca podría confundir a uno y otro y la mención a Hitler estuvo de más.
        Musso murió por tomar por afuera un curvon donde Fangio ya le había advertido que no se podía. A la salida había una alcantarilla donde fue a pegar el italiano.
        Ese día sus compañeros le dejaron un armario frente a la puerta de la habitación de donde le costo bastante salir.
        Venía muy presionado por deudas de juego porque había perdido todo el dinero de su contrato en Ferrari a las cartas en un vuelo a Bs As para el Gran Premio de 1958.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre