¡QUE REVELACIÓN!

Como bien se dice «en todos lados se cuecen habas”. Algunas en forma más lentas, otras más rápidas, algunas más evidentes, otras ocultas.  Por eso acostumbrados a las suspicacias que generan algunas cosas en el automovilismo argentino, viene bien mirar A la Fórmula 1, donde no todo es tan correcto como lo pintan. Tiene sus perlitas y vaya qué perlitas. Para comprobarlo veamos la revelación que acaba de realizar Mika Salo, el rubio finés, ex piloto de Fórmula 1 y actual comisario de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

El equipo Ferrari y la FIA quedaron bajo la mira luego de la denuncia de Salo. ¿Habra sanciones ? ¿Renunciara el finés? son preguntas que tendrán respuestas en los próximos días.

Según lo revelado inicialmente por Salo, el pobre rendimiento de Ferrari y su motor en la temporada 2020 no fue un problema técnico. Se debió una penalización impuesta (usar menos combustible) porque en el campeonato 2019, el equipo italiano utilizó un motor con una unidad de potencia muy poderosa. Recién ante un reclamo de Red Bull la FIA inició una investigación que llegó a la particular conclusión que el motor usado por Ferrari no era legal pero tampoco ilegal…

Tal vez por la indignación causada por esa conclusión hubo un “acuerdo” secreto entre la FIA y Ferrari para que la “sanción” fuese usar menos combustible durante el campeonato 2020 para de esta manera tener menor potencia y ver limitadas sus chances. Si así fue, la sanción claramente cumplió su objetivo porque Ferrari no ganó ninguna carrera y culminó 6°  entre 10 equipos en la Copa de Constructores en la peor campaña de los últimos 40 años mientras Alfa Romeo y Haas, los otros equipos motorizados por la Casa de Maranello, también se vieron perjudicados porque finalizaron antepenúltimo (8°) y penúltimo ().Para la comparación con 2019 con el motor potenciado vale recordar que en dicho año, Ferrari ganó los Grandes Premios de Bélgica e Italia, con Charles Leclerc, y el de Singapur con Sebastian Vettel, terminando en la Copa de Constructores detrás de Mercedes Benz con 504 puntos. Hubo diferencia, ¿no?

Este pacto secreto entre la FIA y Ferrari fue revelado oficialmente por Salo de una manera indirecta al comentar tras la presentación del nuevo Alfa Romeo que “el equipo ha sufrido por la mala práctica de Ferrari en 2019. Se les ha obligado a usar menos combustible, así que este año, sin esa sanción, Alfa Romeo puede estar en una buena posición para rendir al máximo como no se le permitió la temporada pasada por culpa de Ferrari».

Irvine reconoce a Salo en el podio de Hockenheim. El finés corrió 6 carreras en Ferrari en 1999 en reemplazo de Schumacher y logró sus dos únicos podios en 111 carreras en Fórmula 1.

Consciente o inconscientemente, Salo ha relativizado con esas declaraciones  la verdadera gravedad del tema al poner el foco principal en lo beneficioso que es el fin de esta sanción a Ferrari para la mejoría de las prestaciones en los motores de los tres equipos provistos de sus motores. No dijo nada del alto grado de defraudación que esto significa para quienes aportaron dinero y trabajo en equipos que por esa sanción, que muchos desconocían, estaban condenados de antemano al fracaso como realmente ocurrió. Una situación que debería trepar al nivel de escándalo, aunque difícilmente lo haga por los intereses existentes y el peso que tienen las partes participantes (FIA y Ferrari) en el ambiente de la categoría. Por de pronto el tema no ha avanzado en los medios especializados en la medida que merecía la gravedad de la revelación.

De todas maneras hubo repercusiones y frente a las  mismas, Salo se apuró en aclarar y utilizó un libreto conocido: «Lo que dije en una entrevista hace un par de días ha sido mal entendido. Me gustaría aclarar que no estoy al tanto de los detalles acuerdo entre la FIA y Ferrari. Solo hablamos de lo que ya se había publicado en los medios. Fue una broma estúpida y solo una conversación entre dos personas» se justificó Mika ante la cadena televisiva finlandesa MTV finlandesa. «Todo lo que puedo decir es que no tengo idea de cuáles son los acuerdos e incluso si supiera algo, no hablaría de así sobre ello» agregó.

Queda por preguntarse si lo que en principio reveló Salo es cierto porque para broma parece bastante pesadita en un ambiente tan sensible como la Fórmula 1. A la vista no parece haber motivo para que desde su importante posición (comisario de los Grandes Premios) se destape con semejante mentira con inciertos beneficios. Salvo que, y esto es hilar muy fino, se cobre la cuenta pendiente por aquella victoria que Ferrari le obligó a entregar en Alemania 1999 en beneficio de las chances de Eddie Irvine y por la que como compensación recibió el trofeo de ganador y una Ferrari de calle. Cumplió Mika con la orden pero se fue invicto de triunfos de la Fórmula 1.

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. No me sorprende para nada. Por esto y muchas otras cosas más no veo más la F1 hace muchísimo tiempo.
    Saludos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre