LE CAYÓ DEL CIELO, SIN DUDAS.

Su tercer segundo puesto al hilo era un hecho y, si bien le permitía quedar como líder del campeonato del Top Race, también le dejaba un sabor agridulce. Pero, en Concordia, el destino le tenía una sorpresa preparada a Agustín Canapino, que se encontró con una victoria que ya tenía en el bolsillo Caíto Risatti y que, debido a un trompo en el giro final, pasó a manos del Titán.

Agustín llegaba con la sangre en el ojo porque, en las dos primeras fechas, había largado desde la pole, aunque no había podido capitalizar esa ventaja en la final. Esta vez fue distinto, porque largó segundo, hizo una gran estrategia en la parada, tomó la punta y la perdió frente a Risatti, al que persiguió sin suerte durante el tercio final de carrera. Todo estaba dado para que el cordobés, que retornaba a la categoría de la manos de un Fiat Tipo del Octanos, tenía asegurado el triunfo. Pero…

VisionAuto

Cuando restaban 10 minutos para el final de la carrera, apareció una falla en el auto de Caíto que provocaba que, en el tránsito por la chicana, el motor se detuviese y, luego, volviese a arrancar. Y ese inconveniente fue el que lo llevó a realizar el trompo en la última vuelta al intentar evitar el sobrepaso del arrecifeño.

Caíto hizo una gran carrera, pero una falla lo dejó sin la victoria sobre el final.

Y, así, el del MS Sportteam hizo un negocio redondo: no sólo ganó por primera vez en el año, sino que ya es líder -¿cuántos tiempo habrá dejado de ser puntero del Top Race en los últimos 8 años?- y se muestra como el más regular de los que están peleando arriba. Matías Rodríguez, con el Lancer del 3M Racing, terminó como escolta, mientras que su compañero Franco Girolami quedó 3°. Matías Rossi, que había llegado como líder, apenas pudo rescatar un 12° puesto con el Camry. ¿Y Risatti? Se llevó el sabor amargo de una victoria que se le escapó y arribó 8°.

“Un buen auto, una gran estrategia y una dosis de suerte; es es el resumen de la carrera. La final fue tremendamente exigente para el físico y los autos, y terminamos ganándola gracias a un buen ritmo y sobre todo a una gran estrategia. Me voy muy contento porque se nos presentó un finde muy enredado, con muchos problemas en el auto, y terminamos sacándolo adelante junto a todo el equipo”, analizó Agustín.

En el Top Race Series, Martín Coulleri se sacó la espina y festejó luego de cuatro años al imponerse con el Mondeo del ABH Sport, dominando la carrera desde la largada, cuando le quitó el liderazgo a Gonzalo Perlo (Mondeo). Fabián Flaqué, con el Tipo del Octanos, y Gastón Pacioni, con Geely, terminaron como escoltas, mientras que Gastón Crusitta, que todavía es líder, arribó 6°. Por su parte, triunfo de Tomás Brezzo con un Mondeo, seguido por Santiago García, también con Ford, y Sergio Cheirano, con el Cruze.

¡Festejá, Martín! Coulleri subió a lo más alto luego de cuatro años.

Repasando los campeonatos, Canapino lidera el del Top Race con 64 puntos, mientras que Rossi lo sigue, de lejos, con 41. El del Series lo tiene a Crusitta con 48 y a Pacioni con 45; Matías Frano con 38 y Brezzo con 35 comandan el del Junior. El 13 de mayo, en El Zonda de San Juan, la próxima cita.

 

Fotos: prensa Top Race.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre