“Y SI…”.

Sin ser contundente, resultó clara la respuesta de Esteban Guerrieri ante la pregunta de Visión, sobre si creía que en la vida existían segundas oportunidades.

SpeedAgro

Lo dijo pocos minutos después de anunciarse oficialmente en la sede central del Autómóvil Club Argentino, y durante la presentación de la carrera del Campeonato Mundial de Turismo, su participación sobre un Chevrolet Cruze del Campos Racing en lo que será su regreso al automovilismo internacional, luego de los cuatro años que pasaron desde su última incursión en Indy Lights.

Guerrieri, junto con el ministro Santos, exhibe la camiseta argentina con el número del año de su último título mundial

 

“Inicié las gestiones con Rafael Calafell, un técnico argentino que trabaja en el automovilismo europeo y luego se sumaron los acompañamientos del ACA, el ministerio de Turismo, el gobierno de Santiago del  Estero y la gente de FOX”, contó Esteban sobre los respaldos institucionales y económicos  que tuvo para llegar a  esta oportunidad. No es gratuita. Demanda una inversión de 60.000 euros, según le admitió a VA, Fernando Gorbarán, director regional para Sudamérica de Messe Frankfurt, la empresa organizadora del Mundial de Turismo. Al cambio diario son 1.000.000 de pesos por dos carreras. “Sale menos que correr en una categoría nacional de las más importantes”, comentó Gorbarán. Casi cierto en el  caso de equipos de punta del TC, con costos que trepan a los 500.000 pesos por carrera .

Esta oportunidad de Guerrieri mueve el recuerdo de lo sucedido hace tres años con José María López, el mismo cuya extensa campaña internacional transcurrió en paralelo con la de Guerrieri. Con altos y bajos en la mutua relación, y que tras la imposibilidad de alcanzar el objetivo supremo de la Fórmula 1,  recaló en Argentina hasta que en agosto del 2013 tuvo sobre un BMW una oportunidad que supo aprovechar. Y no sólo se reinsertó en el automovilismo internacional, también logró dos títulos mundiales y está en el camino del tercero.

El panel con autoridades gubernamentales, del ACA y el WTCC en la presentación de la fecha mundialista que se correrá el 7 de agosto en Río Hondo.

 

—¿Te imaginas repitiendo lo de Pechito? preguntó Visión, tentado por algunas similitudes, no todas,  en la situación.

—Es una buena hipótesis que se puede dar o no, pero es muy prematuro decir algo, porque lo mio por ahora es apenas por una carrera. No sé qué puede pasar y hasta dónde puedo llegar. Obviamente trataré de aprovechar la oportunidad para que no quede en una experiencia aislada y logre tener continuidad.

—¿Te imaginás arrancar ganando, como hizo Pechito hace tres años?

—Es difícil. Si bien conozco la pista, tengo que adaptarme al auto ya que nunca anduve sobre un  coche del WTCC. Me favorece el hecho que sea muy parecido al Súper TC 2000.  Igual habrá que trabajar mucho porque  hay un excelente nivel de pilotos y la categoría está muy competitiva luego de un periodo de dominio de Citroen

—Una buena actuación también alcanzaría para una posible propuesta para correr el año que viene…

—Si. Por supuesto que me interesaría  ir a correr otra vez al exterior, pero habría que ver las condiciones deportivas y económicas. Ahora es distinto a cuando fue por primera vez con 16 años y la ilusión de llegar a  la Fórmula 1. Ahora necesita vivir del automovilismo.

Guerrieri con Visión. "Estoy muy contento con esta oportunidad", dijo.

 

—¿Temés la comparación con lo que hizo Pechito?

—Pechito puso la vara muy alta con todo lo que consiguió, pero no es algo que me presiona. Correr en el Mundial de Turismo me pone muy feliz y representa un gran orgullo por volver a representa a la Argentina, y por primera vez dentro del país, siguiendo los pasos de Pechito, que fue quien abrió este camino para los pilotos argentinos.

Por esas cosas del automovilismo los destinos deportivos de Pechito y Guerrieri, vuelven a entrelazarse aunque ya no unidos en una misma aventura como ocurrió a principios de siglo en las épocas del proyecto del Lincoln Sport Group con ambiciones juveniles de llegar  a la Fórmula 1  que los llevaron a más de un chispazo, o como cuando ya más maduros y de regreso  al automovilismo argentino, compartieron un equipo de Turismo Carretera. Ahora, con José María López a punto de despedirse del Mundial de Turismo, le llega a Esteban la oportunidad de intentar ser su sucesor y cubrir esa futura ausencia de Pechito, que el ministro de Turismo, Gustavo Santos reconoció que “será un vacío muy difícil de llenar…”

Esteban Guerrieri  no promete nada, pero cree en las segundas oportunidades.

 

Por Miguel Sebastián

Fotos: Mónica Paz

VisionAuto en Instagram

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre