EL ARGENTINO A LA CABEZA DE SU EQUIPO, ASOCIADO CON EL FUERTE EMPRESARIO BRAD HOLLINGER, CUYAS FINANZAS POTENCIARON AL EQUIPO.

El argentino Ricardo Juncos y el equipo, alistaron el Dallara-Chevrolet para que el británico Callum Ilott, clasificara y corriera por primera vez en la edición 106ª de la NTT IndyCar Series, de las 500 Millas de Indianápolis. Lo hacía desde la 19ª posición, que según Juncos pudo ser mejor, incluso hasta pudo situarse 12º

 

-publicidad-

 

 

 

 

 

 

Illot con Juncos en la pista de Indianápolis, con la el pintoresco edificio de la Pagoda detrás, y pisando el célebre Brickyard, listón que perdura del piso original de ladrillos.

 

«Ha sido un día agitado, hemos hecho dos intentos de clasificación», ha dicho Ilott. «El primero fue un poco desordenado, no optimizamos nada para esas condiciones, lo que fue un poco una pena. Luego volvimos, abordamos todo, reiniciamos y mejoramos, lo que fue bueno. Sigo pensando que había un poco más, pero con las condiciones y cómo estaba era difícil sacar más provecho. Quise que llegara pronto las 500 Indy, y largar 19º.

 

Al cabo de esa clasificación, sostuvo Juncos, su conformidad por arrancar 19º, y estimó que de haber evitar algunas cuestiones, pudo Illot salir más adelante. «En general, estoy muy satisfecho de cómo han ido las cosas, y por los pasos que dados», apuntó Juncos copropietario y director del equipo JHR que por otro lado, mostró una novedad con tinte argentino. Río Uruguay Seguros y también Speedagro, se habían sumado como patrocinantes para las 500.

«Callum y el equipo hicieron un gran trabajo en todo lo previo, maximizando todo lo que pudieron cada día para prepararnos para la clasificación y la carrera. Clasificarnos en el puesto 19, y superar a algunos de los mejores equipos, resultó fantástico, y no lo habríamos conseguido sin el trabajo que todo el mundo en JHR realiza cada día. Vamos a seguir trabajando duro juntos y a estar listos», afirmó Juncos.

 

LA DULCE ESPERA

A la espera de salir al ruedo, el auto de Callum Illot y abajo Juncos con ingenieros.

Espectacular imagen de la Pagoda iluminada.
Gasoline Alley, uno de los sectores tradicionales del óvalo. Abajo Gustavo Rosso de Patagonia Global Solutions.

Partes del Dallara-Chevrolet; en el morro la presencia del apoyo argentino de RUS Seguros.
El atardecer previo a la gran carrera.
Y con ustedes, adelante…

Fotos: gentileza Patagonia Visual Solutions

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre