MAX VERSTAPPEN.

Él mismo adujo no querer terminar tercero en el Mundial de Fórmula 1 para no tener que ir a la fiesta de coronación de la FIA en San Petersburgo (Rusia). Bueno, a Max todavía le quedan por cumplir dos días de trabajo comunitario –a causa del incidente con Esteban Ocon en Interlagos (Brasil)-, así que no había por qué castigarlo más… y el tercero fue, por apenas dos puntos, Kimi Raikkönen, que en la ceremonia protagonizó otro nuevo capítulo de su inefable historia en la F-1.

Muchos vieron el video: un Kimi sonriente en exceso –para lo que suele ser-, desprejuiciado y, fundamentalmente, humano. ¿Estaba algo bebido en la ceremonia? Es probable. Se habla de alguien que en su propia biografía, confesó que bajó de un podio para sumirse en una borrachera de vodka que duró 13 días… hasta la siguiente carrera.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sebastian Vettel Fan🇬🇷🇦🇱 (@the_vettelians_05) el

Raikkönen no deja la máxima categoría, por fortuna. No peleará entre los primeros, como ha podido hacerlo circunstancialmente en 2018, gracias a una Ferrari más larga entre ejes que le caía mucho mejor a su estilo de manejo.

Eso le permitió, por ejemplo, ganar su primer GP de Fórmula 1, el de Estados Unidos en Austin (Texas), en casi seis años: no vencía desde noviembre de 2012 (Abu Dhabi, con Lotus).
Pero conducirá un Sauber-Ferrari, y ya se ha visto en la temporada culminada, lo que ese auto ha sido capaz de rendir en las manos del ascendente Charles Leclerc.

Es cierto: Ferrari estaba muy interesado en Leclerc desde comienzos de año, y el apoyo que le dio a Sauber (desde un nuevo DT hasta motores de última generación), quizás falte en la temporada venidera.

Esa circunstancia no privará a la Fórmula 1 de un Raikkönen más suelto, sin excesiva carga corporativa, sin tanta obligación de correr para un número 1. Esto es lo que piensa el finlandés, después de haber probado el coche suizo un par de semanas atrás en Abu Dhabi, en declaraciones formuladas en San Petersburgo:

. “Para mí fue importante manejar este auto y darme cuenta qué se necesita arreglar para el año próximo”.
. “Sauber tienen todas las herramientas necesarias para construir un coche increíble. Tienen un túnel de viento muy bueno y el motor Ferrari, no es poco”.
. “No veo la razón por la cual no podríamos obtener buenos resultados”.

Cuando salió de la ceremonia en la sede de la Filarmónica de San Petersburgo, estaba tan perdido que se metió en el coche equivocado… ¡Ojalá no le ocurra eso en Australia, dentro de un centenar de días, cuando arranque el nuevo campeonato!

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre