RECUERDOS INGRATOS.

Son los que tiene el francés Jean Eric Vergne, sobre su paso por la Fórmula 1. Y esa sensación no sólo tiene que ver con los magros resultados positivos (apenas dos sextos puestos en Canadá 2013 y Singapur 2014), logrados en los 58 Grandes Premios que corrió, todos como piloto de Toro Rosso, entre Australia 2012 y Abu Dhabi 2014. Comprende sensaciones humanas.

“La Fórmula 1 me hizo sentir como un robot. Constantemente me decían come esto, ponte esta gorra, anda para allá, dormí ahora, sonreí más, no hagas bromas y así muchas cosas más. Con todas estas indicaciones, cuando te subís al auto de carrera ya no estás contento porque no te sentís como vos mismo. Si a mí me gusta lo que hago y me divierte,¿por qué debería comportarme de manera diferente si no quiero hacerlo?” declaró y reflexionó Vergne a L´Equipe, el prestigioso diario deportivo francés.

Vergne corrió 58 carreras en Red Bull y tuvo como compañeros a Jaime Alguersuari, Sebastian Buemi, Daniel Ricciardo y Daniil Kvyat. «No sonreía y la gente pensaba que estaba cargado de negatividad. Al tiempo me dí cuenta que necesitaba sonreir» reconoció el francés.

Vergne también hizo un lugar para recordar su alejamiento de la Fórmula 1 y sus consecuencias. “Pensé que podía manejar toda esa situación pero no fue así. Al salir de la Fórmula 1 me quedé sin dinero porque no ganaba mucho en Toro Rosso y personalmente cometí el error de sentirme millonario y gastar rápidamente todo ese dinero. Me tomo dos años recuperarme” reveló el francés, quien se mantuvo un par de años ligado a la Fórmula 1 como piloto de desarrollo de Ferrari pero encontró su mejor camino en la Fórmula E con sus títulos con el equipo chino Techeetah en las temporadas 2017/2018 y 2018/2019 que lo convirtieron en el primer bicampeón de la categoría. Desde ese lugar tuvo su recuerdo poco feliz para con la Máxima.

 

Fotos: Prensa Fórmula E y fórmula1.com

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre