UNO MÁS Y …

… ya suman 22 los motociclistas muertos en el historial del Dakar en una trágica lista que como lamentable y flamante incorporación muestra al holandés Edwin Straver, fallecido en un hospital de su país donde no pudo recuperarse de las serias heridas (fractura de dos vértebras cervicales y daños cerebrales) sufridas en una caída el pasado 16 de enero durante la 11ra etapa que en territorio árabe unió Shubaytah con Haradh.

Fue el segundo golpe mortal del Dakar 2020, que unos días antes (foto de apertura) se había cobrado la vida del portugués Paulo Goncalves. Otra muestra que la muerte no hace distingos entre un profesional y exitoso piloto como lo era el portugués de un entusiasta y esforzado participante como Straver, que a los 48 años recién corría su tercer Dakar.

Preocupado por los veloces camino, Straver había anticipado un ritmo cauteloso. No le alcanzó para evitar la caída fatal. Estaba 38° en la general y 3° en la categoría sin asistencia que lo vio ganador en el 2019.

También esta nueva desgracia confirmó que por encima de la mayor trascendencia mediática que tiene la competencia de los autos la verdadera esencia de Dakar está en los motociclistas expuestos más que ningunos a los permanentes riesgos que presenta el recorrido del Dakar y no solo por características de los terrenos sino también por las diferentes condiciones climáticas. No es casual entonces que su cantidad de víctimas (22) supere ampliamente a los inmolados sobre autos (6) y camiones (3).

Tal vez como un preanuncio de su preferencia, la muerte sobre una moto ya se instaló en 1979, el año de la creación del Dakar. El francés Patrick Dodin, con su fatal caída en Niger, abrió una lista que no excluye a quienes alguna vez alzaron el trofeo de ganador, como ocurrió con el francés Gilles Lalay, vencedor en 1989 y muerto en 1992 en el Congo, y el italiano Fabrizio Meoni, ganador en las ediciones 2001-2002, y caído en el 2005 en Mauritania en el que según su confesión era su último Dakar…

Meoni tenía previsto retirarse tras el Dakar 2005. La muerte le ganó de mano con un crisis cardíaca que en plena competencia puso fin a los 47 años a la vida de este italiano que también era abogado.

También esa nómina muestra casos particulares. Por ejemplo el del italiano Giampaolo Marinoni quien pudo culminar la edición 1986 pero a poco de llegar fue internado en un hospital de Dakar, donde falleció un par de días después por una infección en el hígado, consecuencia de una caída en la etapa final.

Bastante más esperó la muerte para convocar al francés Jean Michel Baron tras su accidente el 11 de enero de 1986. Recién lo llamó el 2 de septiembre del 2010 luego de permanecer ¡24 de sus 56 años de vida! en estado vegetativo…

Fotos: www.dakar.com

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre