NO TERMINARON DE LA MEJOR MANERA.

Para el debutante en las 500 Millas de Indianápolis, Callum Ilott en el Dallara-Chevrolet nº77 del Juncos Hollinger Racing (JHR). El choque contra el muro de la curva dos del óvalo, le provocó el abandono en la vuelta 68. El inglés por suerte, ileso.

Después de largar desde la séptima fila, Ilott hizo una parada impecable en boxes, y más tarde en la vuelta 68, cuando se aprestaba a ingresar por segunda vez a los pits, perdió el control del coche e impactó fuerte contra el muro. Pocos instantes más tarde y rodeado por auxiliares y el servicio médico, salió por sus propios medios y fue dado de alta más tarde.

«Es una pena terminar así una carrera tan buena en el Indianapolis Motor Speedway», dijo Ricardo Juntos, copropietario y director del JHR. «Hemos hecho muchas mejoras y parecíamos sólidos después de nuestra práctica final del viernes. Desgraciadamente no fue nuestro día, pero seguiremos adelante. Estamos encantados de que Callum haya sido capaz de salir del coche por su cuenta, lo que es un verdadero testimonio de la seguridad que Dallara y la IndyCar han puesto en estos coches, después de presenciar golpes tan duros como el de hoy. Vamos a repasar los datos para ver qué pasó, y recuperaremos el impulso positivo que hemos tenido en la temporada actual. Doy las gracias a la gente de nuestro equipo, por todo su increíble trabajo y dando a Callum un coche fuerte y competitivo. Tenemos mucho de qué enorgullecernos dentro de nuestro pequeño equipo con un  sólo».

LA PIÑA.

-publicidad-

 

El emprendimiento del JHR, surgido entre el argentino Ricardo Juncos y Brad Hollinger como co-propietario, anunciado en 2021 y con la base instalada en Indianápolis a pocas cuadras del Speedway, apunta que continué expandiéndose. Pese al duro traspié en las Indy 500, el futuro se percibe con optimismo.

 

Foto portada: gentileza Patagonia Visual Solutions.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre