SE SACÓ UNA PESADA MOCHILA.

No le faltó nada a la definición del Championship 4 de la NASCAR, que hizo vibrar a todos en un repleto Homestead Miami Speedeway. Automovilismo puro y del bueno, los cuatro contendientes a la corona pelearon palmo a palmo durante toda la carrera, pero fue Joey Logano, con un Ford, el que se hizo de la punta sobre el final para ganar su primer campeonato en la popular categoría estadounidense.

El de Connecticut, de 28 años, pudo sacarse la espina luego de dos intentos fallidos en 2014 y 2016, en una carrera memorable que lo tuvo a Logano y a los otros tres aspirantes, todos al menos un título adentro, Martin Truex Jr., Kyle Busch, ambos con Toyota, y Kevin Harvick, con Ford, en las cuatro primeras posiciones. Y fue Truex Jr., campeón 2017, el que le presentó batalla y que muy cerca estuvo de retener la corona.

El festejo del campeón a puro trompo.

Pero a 12 vueltas para el final, de las 267 que se corrieron en la Ford EcoBoost 400, el bueno de Joey comenzó a sentirse campeón gracias a un sobrepaso espectacular sobre Truex Jr., para luego mantenerse adelante y, con su tercera victoria en la temporada, llevarse el tan deseado premio mayor.

-publicidad-

«Demostramos que no éramos los más débiles. Este era el auto favorito, y lo dije antes de que comenzara la carrera. Estoy muy orgulloso de todos. Todos se pusieron a la altura de la ocasión, trabajamos bajo presión y no fallamos», aseguró un exultante Logano, quien confesó que «he trabajado toda mi vida para llegar aquí, para llegar al campeonato. He estado tan cerca. Pasé 10 temporadas luchando por esto. No estaba seguro de que lo lograríamos, pero hicimos un buen ajuste al final y tuvimos la suficiente actitud para ganar».

Una gráfica espectacular y fuegos artificiales para proclamar al nuevo monarca de la NASCAR.

También, le agradeció a Roger Penske, dueño del equipo, porque «al final me dieron el coche que necesitaba para hacer mi trabajo. No podría estar más orgulloso de ellos». «Ha sido una gran carrera y ha estado tan apretado…», agregó.

Además, este título es el primero para Ford Motor Company en la NASCAR desde 2004. Y no sólo fue tuvo al campeón entre los pilotos, sino que también se llevó el de fabricantes.

Y si, el agradecimiento a los fanáticos, parte fundamental de la categoría.

Acá te dejamos un resumen de lo que fue la gran final en Miami:

 

Fotos: Visionauto (especial desde Homestead, EEUU) y NASCAR.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre