UN CIRCUITO ESPECTACULAR.

Como nunca antes en 70 años del Campeonato Mundial, Italia recibe por segundo fin de semana consecutivo a un Gran Premio de Fórmula 1. Y a lo inédito de la situación se agrega la novedad de incorporar el Autódromo de Mugello, como flamante escenario de carreras puntuables de la Máxima. Para diferenciarlo de la reciente carrera en Monza tiene la denominación de Gran Premio de la Toscana.

Mugello es el cuarto circuito que el Mundial de Fórmula 1 transita en territorio italiano. Suma su nombre al legendario Monza, escenario de 70 Grandes Premios, al Enzo y Dino Ferrari de Imola, visitado en 27 oportunidades y al de Pescara, poco recordado y utilizado sólo en 1957 pero que mantiene una marca que dificilmente sea superada: es el  más largo (25.479 metros) que recibió una fecha mundialista.

Mugello es un circuito que Ferrari suele utilizar con exclusividad para sus pruebas. Paradojicamente en la primera carrera que se corre  por el Campeonato Mundialel equipo italiano festeja su Gran Premio número 1000.
-publicidad-

Inaugurado en 1974 como evolución natural del Circuito Stradale establecido en 1914, la pista de Mugello se extiende con el marco de los cerros del municipio de Scarperia y San Piero a Sieve. Favorito de los pilotos de todas las categorías del deporte motor ha sido propiedad de Ferrari desde 1988. Asimismo es una de las pocas pistas que ha recibido una certificación de nivel FIA 3 estrellas. De hecho, la instalación ha superado las pruebas medioambientales establecidas por la FIA, reconocida así por sus excelentes políticas y sostenibilidad.

Con 5.245 metros de longitud, Mugello está considerada como una de las pistas más espectaculares del mundo. El punto de frenada de la primera curva, San Donato, es uno de los más exigentes del trazado, llegando al final de una larga recta. En la salida, los pilotos deben estar preparados para las S formadas por las curvas Luco y Poggio Secco. Una recta corta conduce a una segunda S, formada por Materassi y Borgo San Lorenzo, seguida de una complicada secuencia de dos curvas en sentido contrario, Casanova y Savelli. A estos les siguen las dos curvas más atractivas de la pista: Arrabbiata 1 y 2. La segunda es particularmente complicada porque pasa por encima de una colina y no es fácil encontrar la mejor línea a seguir. El siguiente conjunto de S está formado por las esquinas Scarperia y Palagio. Una recta corta le lleva a la curva larga conocida como Correntaio, después de la cual se encuentra la cuarta serie rápida de S formada por las curvas Biondetti 1 y Biondetti 2. La vuelta se termina con la curva de Bucine, un giro de 180 grados que te lleva de regreso a la recta de inicio-meta.

 

Escenario del Gran Premio de Italia de Motociclismo, el circuito de Mugello permite a las Moto GP alcanzar la impresionante velocidad final récord de 360 Km/h. Caerse a semejante velocidad es una experiencia poco grata que en 2018 vivió el motociclista italiano Michelle Pirro. Salió bastante golpeado pero pudo contarla. También pudo contar Jean Alesi la fuerte piña que sobre una Ferrari de Formula 1 se dio en abril de 1994 y que lel provocó lesiones en la espalda y brazos que lo hicieron falta en el Gran Premio de San Marino. Fue reemplazado por el italiano Nicola Larini, quien no pudo festejar como merecía su único podio en la Fórmula 1, porque apenas subió le comunicaron que había muerto Ayrton Senna.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre