CON 2,07 METROS DE ALTURA, el serbio Dusan Borkovic es el piloto más alto del automovilismo mundial. «¿El basquetbol? Es para chicas».

Nacido hace 29 años en la antigua Yugoslavia, un país de enorme tradición basquetbolística, llama la atención que Borkovic no se haya dedicado a ese deporte. «El automovilismo me gusta cien veces más que el basquetbol, y además pegué el estiró recién a los 14, 15 años, antes tenía una estatura normal -le explica a VA- Hacé la prueba, dale  a cualquier chico un karting y una pelota y fijate qué elige» dice con convicción el serbio, que asegura fue seis años consecutivos campeón de karting en Yugoslavia, de 1995 a 2000.

Con antecedentes en carreras de trepada de montaña, sobre un Mitsubishi Lancer Evo 9, y en el Europeo de Turismo durante 2013, se convirtió en el primer serbio en competir en un Mundial de automovilismo al iniciarse esta temporada en el WTCC. «Los monopostos no me interesan, prefiero los autos de verdad. Para mí llegar aquí es un sueño hecho realidad. Sobre todo porque como fanático del automovilismo mi ídolo era Sebastian Loeb… ¡Y ahora estoy corriendo en el mismo torneo!»

Borkovic y su ídolo, el francés Sebastian Loeb.

Borkovic se cuida de decir que está corriendo contra Loeb, porque siente que los Citroen están en otra categoría. «Si me dijeran que Citroen gasta 30 millones de euros, o 50 millones, lo creo, porque hacen una enorme diferencia con su inversión. Yo creo que van matando la categoría de a poquito… Nosotros con los Chevrolet estamos penalizando aquí, pero sin pruebas no podemos avanzar y las demás marcas lo hicieron».

Con semejante estatura, Borkovic sufrió algunos problemas a comienzos de temporada para entrar y salir del auto. «Estaba incómodo, me costaba acomodarme, no encontraba la posición de manejo ideal, no había lugar suficiente dentro del auto de acuerdo a las reglamentaciones, así que tuvieron que hacer una excepción técnica para mí y me permitieron correr unos centímetros la butaca» cuenta el serbio.

El otro problema que afronta es el de su masa muscular. «Ahora peso 95 kilos, aunque mi peso normal es 106… De todas maneras, soy hasta 40 kilos más pesado que pilotos como (Gabriele) Tarquini». Otros pilotos lungos han sabido escribir buenas páginas en la historia del automovilismo, como Alex Wurz (1m86), André Lotterer (1m86), ambos ganadores de las 24 de Le Mans, Justin Wilson (1,92m) , e inclusive ganando Grands Prix, como Dan Gurney (1m93) o Mark Webber (1m84), pero nunca tan altos como Borkovic, más alto inclusive que Luis Scola (2m06) o LeBron James (2m03), astros de la NBA. En la Argentina hubo pilotos largos como Gastón Perkins (1m90), Juan Carlos Nesprías (1m91) o Norberto DellaSantina (2m01), y hoy Jonatan Castellano (1m95) es el más alto del automovilismo argentino.

Acerca de altura, Borkovic no se cree cerca del techo. «Este es mi primer año y mi objetivo es aprender. Si el auto está bien, soy rápido, pero si no acertamos la puesta a punto y tengo que cambiar algunos parámetros… Prefiero que mi coequiper (Hugo Valente) sugiera cosas, él es más experimentado».

Esa inexperiencia le causa, también, algún sinsabor. «Serbia es un país muy exitista: miren el tenis. ahora todo el mundo está locopor Nole (Novak Djokovic) pero porque está primero en el ranking, porque cuando era quinto no les interesaba. Y cuando pierde contra Nadal…  A mí me pasó que a comienzos de año tuve una buena actuación, clasifiqué quinto y fui quinto en mi primera carrera, en Marrakech, y todo el mundo empezó a hablar de mí en Serbia, un millón de personas viendo la TV -y nosotros somos seis millones de habitantes- pero ahora nos fuimos para atrás y la gente no sabe que en este deporte dependés mucho del auto que tenés, que si no probás no podés hacer milagros».

Llegó a Termas de Río Hondo en la 13a posición del torneo, después de un viaje de terror que arrancó en Belgrado e incluyó escalas en Abu Dhabi, Johannesburgo, San Pablo y Buenos Aires. «¡Cuatro continentes en cuatro días! Perdimos conexiones, fue terrible, tengo la cabeza quemada…».

Borkovic y su mujer, que en Termas le ofició de fotógrafa: traer al profesional a la Argentina le salía mucha guita...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-¿Y cómo te vas a volver?

-No tengo ni idea…

Por Pablo Vignone

Fotos: WTCC

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre