VISTE QUE TANTO se habla, hablamos, de la pobreza que suele rodear en materia de espectáculo a las carreras de autos en La Argentina.

 

En el techo. Leo Pernía festeja arriba del Fluence en el Unico. La movida hizo escuchar opiniones en uno y otro sentido. ¡Aguante el debate!

 

Viste que el mensaje se ha hecho cada vez más acentuado, dirigentes de  categorías admiten que deben darle una vuelta de tuerca a lo que llevan adelante, porque el público lo reclama y con razón agregamos. Los pilotos suelen subirse también al mismo carro, promover mejores espectáculos con una carrera como atracción central.

Bueh!, de eso se trató al entender de este escriba, la movida fogoneada por Pablo Peón al meter en el Estadio Unico de La Plata a los Súper TC 2000 para ¿una carrera, un show, una parodia?. Seamos todo oídos ante un evento concretado con la corte de los que le subieron el pulgar y los que lo miraron feo.

El espectro de las atracciones deportivas en el país y en el mundo, han pegado un verdadero vuelco; las comunicaciones, las múltiples alternativas que congregan a las familias durante los fines de semana, que han sabido alejarla del automovilismo, exigen la reformulación del esquema habitual, histórico y hasta superado de las carreras.

Desde ya, no se trata de andar a la pesca de cosas nuevas, innovadoras para aplicarlas a cada rato, pero sí dentro de los formatos conocidos en el país, bien vale hacer trabajar al cerebro en la búsqueda de eventos que lleven o devuelvan a aficionados al mundo de la velocidad y, tan o más importante, despierten interés en los que no son habitué del automovilismo deportivo.

Lo del Unico de La Plata debe servir como muestra; desde ya una muestra con puntos perfectibles,  modificaciones a efectuar para optimarlo. La mayoría de los corredores han sido bastante escépticos sobre la movida platense, porque los autos andaban despacio, porque era inoportuno que se otorgaran puntos a esta altura crucial del campeonato, porque se trataba de un show reñido con el espíritu de las competencias que es andar lo más rápido posible, y siguen las firmas…

En mi caso, creo que vale la pena un balotaje en el Unico, eso sí más sustentosa y que genere mas adrenalina, con mayor espacio para los interrogantes y la posibilidad de acertar o equivocarse en caso que los autos dieran más vueltas a las pistas tipo «espejo», atrayendo más a la gente porque no regalando entradas, dar un toque a los mano a mano . No pretendo más que una experiencia anual de este tipo, y que forme parte del campeonato. ¿O acaso desde el Súper TC 2000 no se jactan de estar un paso adelante en tecnología, de tener a varios de los mejores conductores del país, del existente hiper profesionalismo y no sé cuanto piri pipi más?.

Bueno, experiencias como las del Unico son un forma de no quedarse en palabras.

 

Por Carlos Saavedra

Foto AIF

 

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Dejense de hinchar las bolas! Si querés show andá a ver a Flavio Mendoza. Si querés ver carreras andá a un autódromo!! esto fue una paparruchada, viejo!

  2. Se puede hacer un show para «atraer a la familia» también en un autódromo, como ya se hizo trayendo un F1, camiones y motos que hacen piruetas, algun recital, etc. pero por sobre todas las cosas y como primera medida dándoles tribunas decentes, baños decentes pantallas gigantes en todos los sectores, kioscos y comidas al paso a un precio razonable en todos los sectores, juegos para los mas chicos, estacionamiento con seguridad, etc.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre