POLÉMICA Y ÉPICA.

Así fue la victoria de Lewis Hamilton en el Gran Premio de Gran Bretaña. Polémica por su toque con Max Verstappen que a casi 300 Km/h, mandó a contra las gomas  y sacó de carrera a su gran rival. Épica, porque en la reanudación de la carrera, el inglés pudo licuar los 10 segundos de recargo, impuesto como ínfima sanción por el choque, y a dos vueltas del final, doblegó a la Ferrari de Charles Leclerc ante el delirio de los 140 mil aficionados que lo ovacionaron, mientras en el hospital Verstappen se recuperaba de un golpe en la pierna y los capos deportivos de Red Bull, Christian Horner y Helmut Marko desparramaban críticas contra Lewis.

Progresivas secuencias del toque entre Lewis Hamilton y Max Verstappen en la vuelta inicial del Gran Premio de Gran Bretaña. Un toque que puede cambiar el curso del campeonato.

Conmovió y hasta preocupó, especialmente por la violencia del golpe contra las gomas, pero no sorprendió el choque entre los exclusivos pretendientes al Campeonato Mundial de F-1.

A principios de temporada lo había anticipado Ross Brawn, director deportivo de la Fórmula 1, con un premonitorio “es cuestión de tiempo, para que Hamilton y Verstappen se choquen y entren en polémica”. Tardó algo más de lo esperado, pero ese momento llegó. Pudo ser en Bahrein, Imola, Francia, en esos Grandes Premios en que los sobrepasos anduvieron al límite de los golpes, y por eso se mantuvo en el umbral de la corrección la relación entre ambos. Ese limite se quebró en la curva Copse, una de las más veloces y peligrosas del calendario.

Hasta allí llegaron ambos luego de una primera vuelta infernal, entre el tremendo ataque de Hamilton y la agresiva defensa de Verstappen. El Mercedes buscó por adentro y en la salida su rueda delantera izquierda tocó la trasera derecha del Red Bull que se había mandado por afuera. El golpe proyectó a Verstappen contra las gomas de contención. Elemento al que junto a la seguridad de los autos actuales, hubo que agradecerle que el holandés haya salido apenas rengueando de su maltrecho Red Bull, en una situación que pudo ser más seria si hubiera impactado de frente.

Max Verstappen salió por sus propios medios de su destrozado Red Bull pero por precaución fue derivado a un hospital cercano, donde le efectuaron estudios. El holandés vio cortada su serie de tres victorias consecutivas.

«Verstappen no me dejó espacio. Siempre trato de ser mesurado en mi enfoque, particularmente cuando lucho con Max porque él es muy agresivo. Recuerdo que estaba completamente a su lado y no me dejó ningún espacio. Independientemente si estoy de acuerdo o no con la sanción de 10 segundos, la acepté y seguí trabajando», explicó Hamilton, quien se defendió de las criticas por sus efusivos festejos mientras Verstappen estaba en el hospital sometido a estudios, con un contundente «no voy a permitir que nada se interponga en el camino del disfrute del fin de semana y el himno nacional con la multitud».

¿Qué dijo Max? «Me alegro de estar bien pero estoy muy decepcionado por haber sido eliminado de esa manera. La sanción no nos ayuda, y no hace justicia a la peligrosa jugada que Lewis hizo en la pista. Ver las celebraciones en el hospital es un comportamiento irrespetuoso y antideportivo, pero seguimos adelante.» ¿Relación rota?

«Max está ‘ok’, afortunadamente, porque ha sido un impacto muy fuerte, de 51 puntos de fuerza G. Está consciente, aunque al principio le faltaba el aliento. Tiene alguna que otra magulladura y fue al hospital, más que nada por precaución», hizo saber Christian Horner, jefe deportivo de Red Bull .«Creo que Lewis actuó mal y fue penalizado por ello, pero esa sanción ha sido insignificante porque el impacto ha sido tremendo. Para mí fue una maniobra a la desesperada de Lewis», agregó Horner en disconformidad con medida que pareció poco para las consecuencias.

Otra alternativa era la exclusión de Hamilton, algo que no pasó por la mente de los comisarios deportivos ante lo polémico de la maniobra, y también por lo que hubiese significado la exclusión de la carrera de quien como Hamilton, movilizó a la multitud que invadió el circuito de Silverstone…

Hamilton rompió protocolos y buscó a su público compatriota para festejar el 8° triunfo en el Gran Premio de su país. Recibió duras críticas de Verstappen y los jefes deportivos de Red Bull. El campeón no las tuvo en cuenta.

«Los comisarios revisaron la evidencia de video y telemetría. Los autos 33 (Verstappen) y 44 (Hamilton) entraron en la curva 9 con el auto 33 a la cabeza y el auto 44 un poco atrás y adentro. El auto 44 estaba en una línea que no llegaba al vértice de la esquina, con espacio disponible para el interior. Cuando el automóvil 33 giró en la esquina, el automóvil 44 no evitó el contacto y la parte delantera izquierda del automóvil 44 entró en contacto con la parte trasera derecha del automóvil 33. El automóvil 44 se considera predominantemente culpable». Fue el texto del comunicado oficial, emitido por las autoridades sobre el incidente.

A la hora del análisis no se encuentra un responsable exclusivo. A simple vista y por las consecuencias salta a figura de Hamilton, quien metros atrás venía de soportar una agresiva maniobra de defensa de Verstappen. Descartado la mala intención tal vez haya pesado en Hamilton la necesidad de poner algún límite, y que mejor frente a su gente, a la actitud de Max, quien también por su lado y mandándose por afuera arriesgó y buscó intimidar al inglés. Le falto la frialdad de ser más especulativo recordando la ventaja de 33 puntos, que hasta entonces llevaba en el campeonato. En su ambición, el holandés arriesgó y perdió. En su desesperación, Lewis arriesgó y ganó. De haber sido a la inversa estaríamos hablando de campeonato casi definido con los 58/59 puntos que hubiese tomado Max de ventaja. El triunfo de Lewis y el abandono del holandés redujeron esa diferencia a sólo 8 puntos.

Campeonato abierto y guerra declarada.

-publicidad-

7 COMENTARIOS

  1. Los 2 jugaron al límite y arriesgaron más de lo debido. Pero la realidad es que Verstappen doblo siguiendo la línea de trayectoria y Hamilton entró muy pasado, incluso casi se va a afuera pese a frenar su auto contra el del rival. Creo que si Verstappen levantaba le hacia la tijera fácilmente e incluso Hamilton quedaba tercero o cuarto.
    Más allá de eso, la sanción debió ser un stop & go largo o un recargo de 1 minuto. Los 10 segundos son irrisorios.
    Saludos.

    • Estimado Guillermo, es histórico en la F1 que se juzga la acción y no el resultado. Da lo mismo que pueda continuar o no en carrera.

  2. Ante el artero golpe en la rueda trasera y en el lugar más peligroso, curva que se encara cerca de los 300 km., solamente le cabía la exclusión-
    Pero inexplicablemente lo premiaron con 10 segundos de recargo.
    Dicho esto, Dios estuvo en Silverstone, pero no siempre lo vamos a tener en un autodromo, puesto que tiene muchas cosas que atender. Hoy debemos estar realmenete felices puesto que las consecuencias fueron MUY leves.
    Saludos.

  3. No comparto tu vision,Miguel.Para mi Hamilton es 100% responsable,no tenia la posicion ganada y provoca el despiste del puntero a 300 kmh.Debio ser excluido,zafo porque los ingleses mostraron nuevamente que son los dueños de la F1.Muy triste el papel de los comisarios deportivos de la FIA,estas maniobras no se pueden dejar pasar aunque las haga el campeon en su gran premio.Despues nos quejamos por la agresividad y violencia conque se maneja en las categorias escuela de karting y formula,pero con ejemplos como estos…..

  4. Antes que nada soy hincha de McLaren. Mercedes y RB me importan bastante poco. Y estoy un poco cansado de los que viven hablando de conspiraciones intergalácticas con bastante poca memoria, digo esto porque ahora que RB se victimiza la gente olvida que la FIA modificó el reglamento de motores hasta 2025 a pedido y por presiones de RB que no quería montar unidades de potencia Renault luego de la huida de Honda.
    Recién hoy pude ver el on board de Verstappen y claramente vi que Max fiel a su estilo dobla sabiendo que Hamilton estaba en esa trazada como pensando yo doblo y si el otro no levanta me voy de Silverstone con 33 puntos de ventaja y una carrera menos, siempre hace lo mismo (Kimi y Leclerc seguro podrían atestiguarlo). Luego leo a Alonso y dice más o menos lo mismo: «Alonso y el accidente Hamilton-Verstappen: «Lewis no podía esfumarse»». Pueden encontrar la nota completa en la web «SoyMotor».
    Si bien Hamilton es demasiado agresivo, no está luchando con una carmelita descalza porque el historial de encontronazo de Max con otros pilotos es muy abultado y jamás dijo: «me equivoqué».
    A todo esto los comisarios vienen con sanciones muy discutibles del GP anterior, 1 a Norris y 2 a Perez que a la mayoría le parecieron excesiva.
    Los 2 van con todo y si no se tocan tampoco doblaban y terminaban en la leca. Lo interesante es que esta historia continuará hasta el 12 de diciembre en Abu Dabi.

  5. Recién leo que alguien habla de «artero golpe en la rueda trasera». Pues bien, en el on board de Hamilton se ve claramente que en el momento del toque el 44 tenía la dirección completamente hacia la derecha, hay un toque entre los coches pero no es para nada intencionado ni artero.

  6. Para mi esta claro que no fue un toque intencional. Y tambien que Hamilton para poder doblar por adentro necesitaba frenar mas o que Verstappen afloje. La mejor vista es con el drone, ahi se ve que Hamilton pierde la trayectoria. Y al ser un exceso del que viene atras, es penalizable. Hasta ahi de acuerdo con los comisarios. Lo discutible es la graduacion de la sancion.
    Saludos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre