UN 1-2 QUE DA QUE HABLAR

Es inevitable. Y una costumbre que tras cada retoque reglamentario, un dominio de la marca beneficiada motive cuestionamientos
“Parece que se le fue la mano con lo que le dieron a los Ford” era un frase que ya rondaba el ambiente antes de comenzar la actividad de esta 4ª fecha en Concepción del Uruguay. Encima la suscribía Julián Santero, el piloto de Dodge, designado para las pruebas que sirvieron para instrumentar los retoques reglamentarios a favor de los Ford que incluyeron una disminución de 10 Kg en su peso, menor altura del techo y reformas aerodinámicas que se notaron y mucho en el portentoso alerón trasero.”Parece un Falcon rural” se escuchó decir con ironía a medida que iban pasando por la revisión técnica.

Matia Rossi sumó su 30ª pole en el TC y la 2ª con un Ford. «Tengo un auto para ganar» alertó el Misil.

Esta sensación se potenció con los hechos consumados, no sólo del 1-2 de Matías Rossi y Juan Manuel Silva sino también con ver cinco Ford éntrela media docena puntera y seis entre los primeros diez con nombres, como Gabriel Ponce de León (5º), Juan Pablo Gianini (6º) y José Savino (9º) no habituados en los últimos tiempos a estar tan adelante en las clasificaciones.
“Estaba claro que Ford necesitaba algún retoque, pero es muy prematuro decir que se le dio demás….” coincidieron el poleman Rossi y Silva a término de otra tarde húmeda y calurosa en Concepción del Uruguay pero sin la pronosticada lluvia. “La carrera será el primer examen y luego habrá que tomarse unas cuatro carreras para ver como se dan las cosas” agregó Matías, quien dijo sentirse tranquilo porque “si se comprueba que se les dio demasiado a los Ford, la categoría lo entenderá y se lo va a sacar.” Igual no cree que se le haya dado mucho y para eso retrocedió en el tiempo con un recuerdo no muy grato.

Juan Manuel Silva completó el 1-2 de los Ford en Concepción del Uruguay, el circuito entrerriano que le cae muy bien al Pato chaqueño.
-publicidad-

“Vi desarreglos mucha más importantes con otra dirigencia. Por eso tuve mis agarradas con Oscar Aventín, cuando era presidente de la ACTC, y quedé solo con las protestas” largó Matías desempolvando aquel amargo recuerdo del tramo final del campeonato 2012 en el que un imprevisto cambio reglamentario que favoreció burdamente a Ford (se aumentó 100 cc la cilindrada), truncó sus chances al título y proyecto las de Mauro Giallombardo, coronado finalmente sobre un Ford.
“El TC pasó etapas duras y sigue siendo el TC. La actual dirigencia apunta a lograr la competitividad de la categoría. Eso es lo que quiere la gente. Al hincha de Ford no le gusta que la marca no llegue entre los diez primero pero tampoco que gane por una vuelta. Quiere que sea competitiva” agregó Rossi en el distendido dialogo, típico de los días en que quiere dejar sus mensajes, tras responder al saludo de Jonatan Castellano, el piloto del Dodge intercalado entre la jauríá de Ford, pese a cargar con 20 Kg. de lastre.
“Si el reglamento sigue así, Dodge y Ford son las únicas marcas que pelearán el campeonato” pronosticó Facundo Ardusso mientras firmaba autógrafos a efusivos hinchas y reconocía el flojo momento de los Torino que tuvieorn en su coequiper Emiliano Spataro (10º) su mejor exponente. Igual Facu instó a “no llorar y trabajar”, más allá que la “lloratina”, vocablo patentado por Oscar Aventín, dio sus frutos para la gente de Ford. Paradojicamente su principal impulsor, Mariano Werner, no pudo aprovecharla y clasificó 29º a 1s 433 de la pole. No encontró explicaciones.

Jonatan Castellano acompañó a Rossi y Silva en el podio claisficatorio. «No creo que le hayan dado tanto a los Ford» estimó Pinchito.

“No voy a llorar, haré los reclamos ante quien corresponda en la comisión directiva como hicieron otros pilotos de Ford. Dije que a los Dodge le habían dado de más y ahora parece que pasa lo mismo con los Ford, aunque voy a esperar esta carrera para confirmarlo” anticipó Christian Ledesma, uno de los referentes de Chevrolet perdido en la mitad del grupo (clasificó 24º) al igual que Guillermo Ortelli (19º) y Agustín Canapino (22º). El mejor referente chivo fue Norberto Fontana (9º), tampoco acostumbrado a estar tan arriba en las clasificaciones de los últimos tiempos.
“Con este reglamento, será muy difícil defender el número uno. Igual no voy a enarbolar ninguna bandera para defender a los Chevrolet. Vengo de ser campeón y haré lo mío. Creo que estos cambios perjudicaron la competitividad de la categoría. La gente se da cuenta pero así es el TC” disparó el campeón en el apurado paso rumbo a su box.
Es cierto. Así el TC. Y así como el año pasado le tocó a Torino, sobre el final fue para el Chevrolet del propio Canapino, a principios de este 2018 se perfiló para Dodge, ahora parece haber llegado el turno de los Ford.

Por Miguel Sebastián (Especial desde Concepción del Uruguay)

Fotos: AIF y Prensa ACTC

-publicidad-