Y MIENTRAS ESPERA EL TAN HABLADO RETORNO A LA FÓRMULA 1 CON RENAULT.

Fernando Alonso no le pierde pisada a las 500 Millas de Indianápolis de la presente temporada, tan complicada por la pandemia. Por esa razón, la célebre carrera no pudo correrse como es tradicional en mayo pasado, y ha pasado para el 23 de agosto.

El tercer intento de Alonso en las 500 Indy lo va a hacer en el equipo Arrow McLaren SP. El hombre que lo encabeza, Taylor Kiel, no ha ahorrado elogios al español, que reiteró al mencionar: «Disponer de un tercer auto en las 500 Millas de Indianápolis, y que esté en manos de un piloto como Fernando Alonso, nos eleva a todos en el equipo», consideró Taylor.

Elogió más a  Alonso, cuyo Ruoff Mortgage Arrow McLaren SP Chevrolet nº 66 va a completar las primeras vueltas de prácticas en Indianápolis en agosto, «ha construido un increíblemente exitosa carrera basada no sólo en su enorme talento, sino también en su trabajo duro, dedicación y disciplina». «Ver todo eso en acción -agregó- será sin duda de un gran impacto para Pato y Oliver y permitirá al equipo comprobar lo que hace falta para ganar consistentemente y al más alto nivel».

La edición 104 de las 500 Millas de Indianápolis, que iban a disputarse el 24 de mayo con la presencia de Alonso por tercera vez en su trayectoria, fueron aplazadas al domingo 23 de agosto por la pandemia de coronavirus.

Fernando Alonso, dos veces campeón mundial de F-1 y una vez del Mundial de Resistencia (WEC), va por el tercer intento de victoria en las 500 Millas, ahora con el equipo Arrow McLaren SP y con un auto con motor Chevrolet, en busca de la ansiada Triple Corona que busca, conformada por el Gran Premio de Mónaco de F1 (lo ganó en 2006 y 2007), las 24 Horas de Le Mans (triunfó en dos ocasiones en la ‘Supertemporada’ 2018-19 del WEC) y las 500 Millas.

v

 

 

 

 

 

 

El auto que va a manejar Fernando (foto gentileza motorsports.com)

Se ha unido a los otros dos pilotos de Arrow McLaren SP, el estadounidense Oliver Askew y el mexicano Patricio ‘Pato’ O’Ward. El asturiano corrió por primera vez en 2017 en la Indy 500, con un McLaren-Honda-Andretti, con el que punteó varias vueltas hasta su abandono por problemas mecánicos a falta de 21 vueltas cuando marchaba séptimo.

En 2019 volvió a intentarlo, de nuevo con McLaren Racing, pero no pudo clasificarse para la carrera, instancia muy recordada ya que lo desalojó del 33º y último lugar en la grilla de habilitados para largar, el norteamericano Kyle Kaiser en el auto del Juncos Racing del argentino Ricardo Juncos, en la que se convirtió en una jornada épica para el equipo, dado que pudieron tomar parte de las 500 y dejar afuera a Alonso, luego de superar serios obstáculos originados cuando Kaiser sufrió un duro golpe en las prácticas que inutilizó el auto titular preparado para las 500.

Foto portada: Gentileza Marca.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre