SUERTE DE CAMPEÓN.

Tantas veces mencionada a la hora de palpitar definiciones, esta situación de las carreras, la ha reconocido de alguna manera Alvaro Bautista luego de su triunfo en la competencia inicial de la fecha del Mundial de Superbike en el Villicum sanjuanino.

”Estuve muy afortunado, estuve muy afortunado”  repitió el español apenas bajó de la Ducati Panigale y en medio de las felicitaciones. Sus interlocutores eran varios: los integrantes de su equipo, los periodistas y hasta sus escoltas Jonathan Rea y Axel Bassani.

Rea, Bassani y Lecuona preceden a Bautista poco después que el español zafó de una caída ante la moto de Razgatlioglu. No tardó en superarlos y llegar a la punta.
-publicidad-

No exageraba el español, nacido en Talavera de la Reina y que con los 38 años a cumplir el 21 de noviembre, es el más veterano de la grilla. Es que en la vuelta inicial la Yamaha del turco Toprak Razgatlioglu, coincidentemente su principal rival y escolta en el campeonato, se le cruzó a menos de medio metro de su Ducati, en su descontrolada cabriola, producto de la caída que derivó de una arriesgada manobra con la que el campeón intentó superar a Bautista. De milagro el español no se fue al suelo.

Ese medio metro a favor de Alvaro selló la suerte de la carrera y prácticamente la del campeonato. Bautista se retrasó al cuarto puesto pero no tardó en superar a Rea, Lecuona y Bassani para instalarse al frente y rubricar con comodidad la 28va victoria de su campaña y la 13ra de este año. En cambio, Razgatlioglu debió remontar desde el último puesto y recién en el giro final llegó al 15° que le dio un misero puntito. Sirvió para redondear en 80 puntos (473 a 393) la diferencia que lo separa de Bautista. Sin ser decisiva, con 161 en juego, es una ventaja importante en una definición donde también talla Jonathan Rea, con 386.

Alvaro Bautista y sus escolta Jonathan Rea y el ascendente italiano Axel Bassani (el mejor de los pilotos privados) celebraron rodeado del entusiasmo del público que le aportó su toque de color.

En otra sintonía están los dos argentinos presentes en la cuarta incursión del Superbike en el Villicum. Leandro Mercado, habitual participante del campeonato con una Honda del MIE Racing Team, protagonizó el único abandono por una caída en la octava vuelta, que le provocó un esguince en su tobillo izquierdo. Un contratiempo consecuente con el mal momento que lo llevó a decidir su alejamiento del equipo a fines de esta temporada. Integrado sólo para esta fecha, Marcos Solorza se dio el gusto de llevar la Kawasaki del Team Pedercini Racing al final, pero el lógico resultado de terminar último. Lógico, por experiencia y porque la moto de Solorza alcanzó una velocidad máxima de 295 Km/h contra 304 de la Honda del chileno Max Sheib, su antecesor en la grilla, y de 314 de la Ducati vencedora de Bautista.

 Fotos:. wordsbk.com

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre