DIGNO HEREDERO

Kalle Rovanpera apenas tenía cuatro meses (nació el 1/10/2000) cuando en febrero de 2001, su padre Harri ganó el Rally de Suecia sobre un Peugeot 206. Por entonces, y ya con 34 años, Harri había dejado más en promesa que en realidad su proyección como una de las figuras de la especialidad. La prueba es que esa fue su única victoria en 111 presencias en el Mundial de Rally.

El Toyota Yaris de Kalle Rovanpera circula a fondo con el particular marco del Rally de Suecia. El finlandés venció en 6 de los 16 tramos de velocidad que comprendió esta segunda fecha del campeonato mundial.

El tiempo pasó, Kalle creció, se hizo piloto, ingresó al Mundial de Rally y veintiun años después que su padre, inscribió su nombre como triunfador en la carrera sueca, una de las más emblemáticas del calendario por transitar casi exclusivamente caminos helados y nevados A diferencia de Harri, este éxito de Kalle no corre el riesgo de quedar como el único de su campaña. Es el tercero (los anteriores fueron en Estonia y Grecia) de una trayectoria que por su reconocida capacidad conductiva y juventud (21 años) promete mayores y mejores pergaminos. Por de pronto ya tiene el récord de precocidad ganadora en el Mundial por su victoria en Estonia con 20 años. Un récord que paradójicamente le quitó a Jari Matti Latvala, su actual jefe deportivo en el equipo Toyota.

En los helados y nevados caminos suecos, los Hyundai trataron de darle lucha a los Toyota pero no pudieron. El segundo puesto de Neuville fue un buen consuelo.

Pese a la importancia del triunfo, no hubo festejo desbordante de Rovanpera, poseedor de la nacionalidad finlandesa por su padre pero también de la letona por parte de su madre Tiina. ”No quiero celebrar mucho porque es un momento difícil para la gente de Ucrania” declaró en el sobrio festejo, en obvia alusión a las consecuencias del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Deportivamente Kalle manejó la carrera como un experimentado y relegó por 22 segundos a Thierry Neuville (Hyundai), el belga que heredó esa posición de escolta tras el golpe contra un montículo de nieve del británico Elfyn Evans, que impidió el 1-2 de Toyota.

Las ausencias de los franceses Sebastien Loeb y Sebastien Ogier (dominadores en la cita inicial en Montecarlo), ya previstas en sus acotadas agendas deportivas, le permitieron a Rovanpera escalar a la cima del campeonato. Suma 46 puntos contra 32 de Neuville mientras que entre las marcas Toyota aventaja a MS Sport Ford por 83 a 59. Todo indica que aquel bebé de hace 21 años está en camino de convertirse en el campeón más joven de la historia del rally mundial.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre