DUDÓ EL HOMBRE pero finalmente decidió el lugar de sus vacaciones. Maldijo el 35% que sumarían sus gastos con tarjeta por ese increíble e injusto impuesto, pero priorizó sus ganas a las frías matemáticas de los gastos. Por eso, con un “Vamos…”, arengó a la familia y todos embarcaron  rumbo a Montevideo. Ya instalados hicieron los pasos clásicos en la capital uruguaya: la playa de Pocitos, el paseo por la Avenida 18 de Julio, una visita al mítico Estadio Centenario.

 

El  corazoncito tuerca de nuestro amigo saltó cuando ante un día fresco y nublado, convenció a la familia de darse una vueltita por El Pinar, el autódromo que tenía como referencia del escaso automovilismo uruguayo de pista.

-publicidad-

Llegó, entró sin problemas y ante su sorpresa, al mirar la pista, vió que la estaba recorriendo un grupo no muy numeroso de personas. A la distancia creyó divisar entre ellos caras conocidas de la ACTC: el gerente Fernando Miori y el encargado de logística Roberto Argento. Hablaban y gesticulaban ante sus atentos interlocutores, señalando distintas zonas del circuito. «¿Qué estaban haciendo?», se preguntó.

Nuestro amigo no se animó a preguntarle a que se debía sus visitas cuando los muchachos de la ACTC pasaron a  su lado, pero si, mate por medio, tomó confianza con uno de los encargados del circuito. El hombre le contó que habían estando hablando y evaluando una futura visita del TC a El Pinar. También que los enviados de la ACTC, habían puesto como condiciones indispensables alargar el circuito y mejorar la infraestructura. Mucho trabajo y  dinero. Viendo que ante su relato, los ojitos de nuestro  amigo brillaban de entusiasmo imaginando volver a “cruzar el charco” pero para ver a su querido TC, el hombre le aclaró que “en caso que se den las condiciones, la carrera sería recién para el 2016 o el 2017…”.

¿Se animará el TC a cruzar el charco  como hizo el 2 de junio de 1968, en aquella carrera que en El Pinar ganó el Maestro Eduardo Copello?. Esa es la gran duda, que con una leve dosis de ilusión, se llevó nuestro amigo en el viaje de regreso.

Por el equipo de VA

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre