MISIÓN CUMPLIDA.

Esto es lo que con justificado y entendible orgullo podrá decir el Turismo Carretera tras esta tercera fecha en Toay, la primera de las carreras especiales. El matiz distintivo del obligatorio cambio de neumático resultó clave para modificar un destino que en una carrera tradicional  dificilmente hubiese visto otra cosa que el triunfo de Mariano Werner, el dominador en las jornadas previas y el líder hasta que llegó el momento del obligatorio paso por boxes.

El eficaz y rápido trabajo de lo mecánicos del Gurí en el cambio de la goma fue clave para su triunfo

 

“Quiero felicitar a la categoría. Salió una carrera  espectacular y entretenida. Este formato especial dio sus frutos y el cambio de neumático generó el espectáculo buscado” fue el patético testimonio con el que Guillermo Ortelli certificó esta sensación y relegó esta nueva frustración personal en el circuito pampeano, donde una vez más estuvo cerca de la victoria pero no la pudo atrapar y se vio relegado por Omar Martínez, su tradicional rival.

-publicidad-

 “Me le acercaba al Gurí,  pero en aceleración, su Ford me mataba” relató el Guille sobre las superlativas  bondades del motor del Ford amarillo, que según su visión sigue marcando las diferencias como el año anterior. Fueron decisivas en el circuito de más alto promedio de los que visita el Turismo Carretera y donde como todos señalan “un buen motor es clave”.

La postal del Gurí y Ortelli luchando por el triunfo hasta los últimos metros repitió aquella del final de campeonato 2015 en el Mouras y que según reconoció el propio Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC, sirvió para poner muy alta la vara del espectáculo. En Toay le dio el toque emotivo, que junto a la novedad del primer podio de Gastón Mazzacane, dejó en el olvido la pálida imagen del trencito veloz de la anterior carrera en Neuquén. Curiosamente reunió en el podio a los tres pilotos que integran la comisión directiva de la ACTC. Gastón es vicepresidente 2º, Ortelli y Martínez son vocales.En la pista las jeraquías se invirtieron.

Canapino chocó a Castellano en su apresurada salida de boxes. Terminó 14º y fue apercibido.

 

“Esto es el mérito de ellos…” reconoció  el Gurí, desbordado por la emoción de las lágrimas, a la hora de mencionar lo importante que fue el trabajo de sus mecánicos en el cambio de neumático en este su segundo triunfo consecutivo en Toay y el número 33 en su extensa campaña en el TC. El campeón fue el primero en entrar a boxes y como contó “para no ponerlos nerviosos a los mecánicos entré tranquilo y al detenerme, no dejé el auto acelerando, sino regulando….” En unos 16 segundos, los mecánicos hicieron su trabajo, facilitados como en el resto de los Ford, por tener bulones más cortos. “Cuando en los Chevrolet se  colocaban cuatro bulones, en los Ford ya estaban puestos los cinco…” admitió el Gurí con una sonrisa pìcara. En pista,completó la tarea con un preciso sobrepaso a Mazzacane y la hábil contención de Ortelli. No fue poco para quien ya cumplió cincuenta años.

“Así son estas carreras…”  Mariano Werner apeló a  este simple argumento para justificar en los hechos y esconder en su semblante la amargura por esta gran oportunidad perdida para juntarse con ese triunfo que tanto necesita. Su pecado fue esperar para el cambio un par de giros más que sus rivales de punta. El de su equipo, tratar de  asegurar con un vuelta más, el ajuste de una tuerca. Allí quedó el puñado de segundos que lo bajaron de líder a  un cuarto puesto final que tuvo el gusto a poco. Así lo reflejó el rostro de Mariano en el parque cerrado.

Werner hizo todo bien hasta el cambio de neumático. Se complicó y quedó retrasado al 4º puesto.

 

La experiencia del cambio de neumático como carrera especial volvió  a  dar sus frutos. Como en el 2014 en Olavarría, cuando ganó Josito Di Palma, como el año pasado cuando en este mismo Toay, Mariano Altuna se llevó la victoria. Esta vez fue sin polémicas y entregando la imagen final del duelo entre los dos grandes referentes de la categoría ante una gran concurrencia (35.000 espectadores, seun el informe oficial) que confirmó la excelente plaza que es Toay Un feliz domingo de Pascuas para el TC que así tuvo esa “resurrección deportiva”  que tanto  necesitaba y por la que apostó con esta carrera especial. Misión cumplida, entonces.

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde Toay, La Pampa)

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. feliiiiiz…..gracias campeón…
    La diferencia lo hacen los circuitos…a toay tendrian q ir correr tres, cuatro veces al año….

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre