UN VERDADERO LOGRO EN EQUIPO.

Enfrente tenía a un rival de mucho cuidado pero, a la vez, contaba con un colchón de puntos y con un auto que mantuvo un piso de rendimiento satisfactorio. Y no falló José Manuel Urcera que, de la mano del Honda Civic del Larrauri Racing, se coronó en la Clase 3 del Turismo Nacional luego del carrerón en San Nicolás.

El rionegrino mantuvo un lindo mano a mano en pista con Emanuel Moriatis, el otro aspirante a la corona, y pudo terminar por delante de él para asegurarse el campeonato que, haciendo un racconto de lo que fue el fin de semana, nunca estuvo en riesgo. Adelante, la victoria fue para Alfonso Domenech, con el Corolla, tras un intenso ida y vuelta con el Focus de Facu Chapur, mientras que Julián Santero completó el podio con otro Ford. Los muchachos se dieron como en la guerra, en lo que fue una de las más reñidas y atrayentes carreras de la «3» desde hacía mucho tiempo.

SpeedAgro

“Desde el primer momento, el equipo Larrauri Racing me brindó lo mejor. Cuando comencé en el equipo, Leonel Larrauri dispuso que sus mecánicos y que su mano derecha, Leandro Flores, queden afectados a la atención de mi auto. Puso lo mejor de su equipo a disposición mía, y eso tiene un valor incalculable», remarcó Manu, valorando el trabajo del equipo.

Urcera y Moriatis pelaron palmo a palmo por el título.

«Este año, cuando comparamos el rendimiento de los dos autos, el de Leo rendía mejor que el mío con lastre, y no dudo en aprobar el cambio de los autos. En el equipo Larrauri Racing encontré mi lugar en el Turismo Nacional; pensar que después de mi salida del equipo Citroën, el año pasado, era difícil poder continuar en el TN, pero apareció Leonel Larrauri y un gran proyecto que cumplió el primer objetivo que nos propusimos en el año: ser campeones del Turismo Nacional”, agregó Urcera.

Haciendo un repaso de la temporada, el de San Antonio Oeste indicó que el equipo “hizo todo para que yo gane el campeonato de Turismo Nacional. Me brindaron lo mejor, y construimos un camino hacia el título que comenzó con algunas complicaciones, abandonando en La Pedrera cuando estábamos en la punta de la carrera, y en La Pampa quedamos sin tiempos en la clasificación, y para peor, en el sorteo de los no clasificados quedé último».

Sin embargo, sabe que esos momento complicados ayudaron a redoblar el esfuerzo: «El podio en La Pampa y la victoria en San Juan fueron el punto de partida de un año en el que trabajamos carrera tras carrera para buscar el campeonato; haber ganado antes de la primera mitad de año fue clave para nosotros porque cumplimos con el requisito que impone el reglamento en cuanto a ganar una carrera para disputar el campeonato, y luego mantuvimos la regularidad, siempre con el trabajo del equipo en el taller. Tuve lo mejor y el resultado que logramos era lo que necesitaba para agradecer tanta confianza del equipo hacia mí”.

La alegría del rionegrino al que, una semana antes, se le había escapado el campeonato en el TC.

 

Fotos: prensa APAT.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre