LAS VUELTAS DE LA VIDA

A veces son largas, otras resultan cortas, en esas tramas que enlazan las vidas de las personas.

Ardusso corrió con el objetivo de asegurar el título y por eso solo aguantó´a Canapino en los primeros momentos de la carrera.
SpeedAgro

 

Personalmente fueron largas para Facundo Ardusso, porque nada menos que  9 años, 6 meses y 2 días debieron pasar para que aquella  dramática imagen de 15 de junio del 2008 que lo vió salir del Oscar Cabalén en una ambulancia, inconsciente (estuvo tres días en coma) y con dos paros cardiacos tras su choque en un carrera de Turismo Nacional, mutara por ésta que dejó este tercer domingo de diciembre, marchándose del mismo escenario  con el antiflama negroamarillo empapado de champaña y bañado por la gloria del título de Super TC 2000, su primera gran conquista en el automovilismo nacional.

“Nunca tuve miedo de volver a correr en el Cabalén, y esta vez cuando venía para la carrera e iba con un amigo por Río Segundo, le comenté que la posibilidad de salir campeón sería una buena forma de tomarme revancha  de aquel momento que fue el más grave accidente de mi campaña” contó y recordó un feliz Ardusso entre abrazos y felicitaciones de un ambiente que en su gran mayoría compartió la alegría por su titulo, algo que sólo ocurre con las buenas personas como Facu.«Ojalá no cambie» responde ante el halago.

La bandera a cuadros decreta el triunfo de Canapino que así llegó al subcampeonato, el título de Ardusso y el meritorio tercer lugar de Guerrieri.

 

En cambio, deportivamente esas vueltas de la vida resultaron cortas, ya que apenas una semana separó esa gran frustración que en el Mouras platense  fue ver escapar, por un  Torino indócil y un equipo impotente, esa corona de TC que tanto deseaba y tan cerca tuvo, a esta desbordante alegría que lo invadió a  Facu, toda su familia y el equipo con su consagración como nuevo monarca del Súper TC 2000. Una corona que también tuvo un desatado festejo de parte de la gente de Renault porque puso final a los 24 años que pasaron desde que Juan María Traverso había obtenido con la cupé Fuego el último título para la marca en la categoría.

“Tengo una felicidad absoluta, porque quería sacarme cuando antes la mochila de un campeonato importante que pesaba más luego de lo sucedido en el TC. La vida da revancha y la supimos aprovechar“  repitió Facu, con la misma amabilidad y simpleza de siempre.

Toda la emoción y alegria de Ardusso descargada sobre el Renault Fluence que le dio su primer título grande en el automovilismo nacional y coronó a Renault en la categoria luego de 24 años.

 

El  calor emotivo que predominó en esta  consagración de Ardusso por la alegría general contrastó con la frialdad que tuvo esta definición de campeonato. Sin Matías Rossi  y especialmente sin Agustín Canapino, eliminados por la pole de Ardusso en el caluroso sábado,  la definición se pareció más a la oficialización de la candidatura principal que tenia Ardusso sobre el veloz y consistente Renault Fluence atendido por el equipo de Marcelo Ambrogio.  Es cierto que quedaba  Mariano Werner pero nunca fue rival ni estuvo cerca de dar el batacazo y encima tuvo un toque con Damián Fineschi que redujo todavía más sus ínfimas chances y lo dejó en el cuarto puesto, lejos de la hazaña.

Ardusso corrió con inteligencia y con el objetivo claro de asegurar el título. Por eso dejó pasar a Canapino, conocedor que este domingo a diferencia del de la semana pasada, tenia varias cartas ganadoras y le alcanzaba y sobraba con ese segundo lugar. Por entonces había quedado como una simple anécdota el problema con la dirección hidráulica en las pruebas matinales.

“Entregarle el numero 1 a Facundo es un orgullo para mí y la categoría…” sentenció apenas bajó ganador de su Chevrolet, un satisfecho Canapino, quien como devolución del gesto de una semana atrás, felicitó a Ardusso. «Facu es un crack» repitió.

Todo dicho con las palabras y los hechos.

 

Por Miguel Sebastián (Especial  desde Alta Gracia, Córdoba)

Fotos: AIF

3 COMENTARIOS

  1. se va a poner lindo el automovilismo el año que viene. en TC rossi en ford, canapa en chevrolet y ardusso en torino. en el super los tres con sus respectivas marcas. quizás podríamos agregar a girolami con el peugeot. y werner con el ford en el TC. creo que va a haber espectáculo asegurado.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre