A 10 AÑOS DE SU MUERTE.

Fue inevitable. La visita  días atrás al Autódromo Juan Manuel Fangio en el marco del Tributo a Fangio, centralizado en el traslado de sus restos al nuevo mausoleo instalado en el museo balcarceño, devolvió a la memoria a aquel oscuro y espantoso domingo 13 de noviembre de hace 10 años.

Aquel día, el Fangio rodeado por una multitud fervorosa, hirviente, y en la ladera de la Sierra La Barrosa, el ondulante y espectacular circuito que cobijó durante tantos al Turismo Carretera. La fiesta popular se aproximaba a reiterarse, como en anteriores ocasiones. La pista estrenaba pavimento, obra solventada por la gobernación de Buenos Aires, con Daniel Scioli como gobernador; y a la vez desnudaba falencias de seguridad en varios sectores. Un pavimento nuevo, perfecto, y los autos que volaban un poco más; en contraposición, las medidas de seguridad muy endebles. Hubo detrás de la realización de la carrera, un marcado componente político con intereses empujaron a la realización de esa competencia. Intereses políticos que una década después, hacen que el Fangio permanezca en silencio y señales de una eventual vuelta del automovilismo nacional. Es evidente que más allá de la imperiosa inversión dineraria para acondicionar como no se hizo al autódromo, sigue sobrevolando la gran incógnita: ¿Quien le pondrá su firma, autorizando la utilización del circuito, con el antecedente de lo sucedido a Falaschi?

Dos días antes, la impresionante voltereta en el aire de Agustín Canapino en la primera curva, cuando su Chevy volcó y terminó su loca carrera afuera del circuito, se transformaría en un «aviso» de lo que podía ocurrir, y que por desgracia, sucedió y se llevó la vida joven de Guido Falaschi, de apenas 22 años. Del accidente, se hablaría mucho, se especularía otro tanto y conjeturas y dedos acusadores se levantarían con fuerza, como quizá hoy persistan, hubo fallas, negligencia, falta de valoración de la situación.

-publicidad-

Para que comenzara un cúmulo de versiones y juego de intereses, debió suceder el golpe mortal para Falaschi; incidente que en la veloz recta «de abajo», involucró a otros pilotos. Al momento del accidente el pibe de Las Parejas, con su madre Graciela en los boxes como era habitual en los autódromos (el padre Víctor llegaría horas después), iba segundo detrás de Mauro Giallombardo. Cuando encaró la recta no pudo esquivar al rezagado Leonel Larrauri (su Dodge iba en cinco cilindros). En el intengo de esquivarlo, el Ford de Falaschi del equipo HAZ por entonces del empresario futbolístico Fernando Hidalgo (retiraría luego el equipo del TC) se despistó; chocó contra un cartel y dio contra los neumáticos de contención que no estaban debidamente ensunchados y había cubiertas de camión en esas barreras, se desparramaron sobre la pista y golpearon a otros coches. El Falcon de Falaschi rebotó y volvió a la pista y quedó inerte, expuesto. Primero lo golpeó el Chevrolet de Guillermo Ortelli y al toque, surgió entre la nube de polvo y a elevada velocidad, el Torino de Néstor Girolami; y le dio de lleno al auto de Guido. La actitud del Bebu, criticada con dureza en la ACTC, le costó la inhibición, luego de otro accionar controversial en Rafaela 2013, para continuar corriendo en la categoría.

Los padres de Guido, su tío médico Omar, con el tremendo dolor a cuestas, buscaron que la justicia deslindara responsabilidades; hubo pilotos citados a declarar en los tribunales de Mar del Plata, pasos judiciales, pero la causa como miles en el país, no arrojó razones. Falaschi había padecido heridas en el abdomen, se supuso por un golpe contra la palanca de cambios. Fue trasladado desde el autódromo en medio del caos, al Hospital de Balcarce. Se dijo que los médicos trabajaron 40 minutos para reanimarlo, pero no fue posible.

El Autódromo de Balcarce, la multitud, ese 13 de noviembre de 2011, había quedado enmudecida, conmovida. La razón, la muerte de Falaschi, uno de los episodios más terribles en la historia del automovilismo argentino.

—————————————————————–

“¿FALLAR?, FALLAR NO FALLÓ NADA”

Días después de la muerte de Falaschi, Oscar Aventín -presidente de la ACTC- encabezó una conferencia de prensa, en un clima de inocultable tensión ante lo sucedido en Balcarce.

Ante una pregunta a Aventin, acerca de los motivos por los que había ocurrido la muerte de Falaschi, sostuvo que había sido “una fatalidad” y lanzó la “célebre” y tan desafortunada frase: “¿Fallar?, fallar no falló nada”.

Falaschi junto a su madre

La madre de Guido, Graciela Santilli al poco tiempo le replicó, “Si no falló nada cuando muere una persona, ¿a qué le llaman falla? ¿a que haya poca gente en un circuito? ¿o que se muera un chico de 22 años?. Nunca los voy a entender».

—————————————————————–

SU RECORRIDO

Guido Martín Falaschi (nació en Las Parejas, Santa Fe, 1 de octubre de 1989). El primer impacto en el automovilismo, fue obtener obtener el campeonato 2008 de Fórmula Renault Argentina, donde logró el salto de calidad que le permitiera competir en primera clase. Después, salió subcampeón de TC Pista en 2008 y se coronó campeón de Top Race en 2010, al triunfar en el Torneo Inaugural Copa América durante el primer semestre de ese año. Su actuación en el Turismo Carretera y en el Top Race hizo que este joven fuera uno de los pilotos más destacados de la última década, junto a Agustín Canapino, con quien compartió una gran amistad.

—————————————————————–

El 7 de agosto de 2011, Falaschi obtuvo su primera y única victoria en TC, fue en Junín y así se convertió en el ganador número 199 del historial de la categoría.

——————————————————————

LA REPLICA DEL FALCON

En Las Parejas, Santa Fe, de donde fue oriundo Falaschi, se concretó y fue presentado el auto réplica de Guido.

“Desde el primer día dijimos que el auto lo íbamos a presentar en Las Parejas. Tuvimos un montón de invitaciones para hacerlo en otro lado, pero el auto tenía que arrancar acá. El ‘Gordo’ lo debe estar mirando desde el cielo, cumplimos con la palabra”, comentó a la revista Solo TC, Omar Belamendía, uno de los impulsores del proyecto que demandó tres años de trabajos.

Walter Alifraco, Luciano Ventricelli, Juan Pablo Gianini, los hermanos Bonelli y Alejandro Garófalo, entre otros donaron elementos, publicó también la mencionada revista especializada. La etapa final de la construcción del coche fue en el taller de Leonardo Forte, y lo pintó la familia Castillo y la agrupación “Ford es un sentimiento” de Berazategui, el ploteado de Matías Sosa.

LA ACTC, SU COMUNICADO
Guido Falaschi: nunca olvidado, siempre recordado

Hoy, 13 de noviembre de 2021 se cumplen 10 años del fallecimiento de Guido Falaschi.

El Turismo Carretera se ha destacado siempre por su renovación constante técnica y de pilotos de acuerdo a cada época. Así se fueron actualizando los “fierros” y aparecieron los jóvenes volantes, que, con fuerza y talento, fueron ocupando el lugar de los grandes de la categoría. Tal ocurrió con Guido, quien rápidamente demostró ser un excelente piloto.

La desgracia del 13 de noviembre de 2011 nos privó de su emergente figura, pero no de su eterno recuerdo en la Gran Familia del Turismo Carretera.      

COMISIÓN DIRECTIVA.

ASOCIACIÓN CORREDORES TURISMO CARRETERA
13 de noviembre de 2021.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre