LA MUERTE VOLVIÓ a pegar por segunda fin de semana consecutivo al primer nivel internacional de los deportes motorizados . Y esta vez le tocó al motociclismo, un deporte con muchas caídas que generalmente terminan con golpes y fracturas pero pocas veces con la vida de sus pilotos.

No tuvo esa suerte Marco Simoncelli, al caerse de su Honda en la segunda vuelta del Gran Premio de Malasia de Moto GP y ser embestido por las motos de Colin Edwards, principalmente, y de su admirado y amigo Valentino Rossi. El mecanismo de accidente más temido entre los motociclistas y el que el año anterior tambén tronchó la vida del japonés Shoya Tomizawa en Misano , Italia, durante una carrera de Moto 2.

Simoncelli, un carismático y ascendente piloto italiano de 24 años que una semana atrás había llegado segundo del campeón Casey Stoner en Australia, quedó tendido en medio de la pista. La imagen más dramática de la presencia de la muerte. Desde se momento el ambiente del motociclismo  mundial empezó a lamentar la muerte de Simoncelli, inconfundible por su melena ondulada y su caracters abierto y amable fuera de las pistas. Dentro, era bravo, muy bravo al punto de haber tendido duros enfrentamientos con varios de sus colegas que le criticaban su conducción temeraria.

-publicidad-

httpv://youtu.be/hZFMRqMME9g

Simoncelli, que se mató en el mismo circuito donde tres años antes se había consagrado campeón mundial de 250cc., fue el cuarto motociclista muerto en el Campeonato Mundial desde 1994. Un lapso en el que la Fórmula 1 no produjo ninguna victima fatal a partir de la muerte de Ayrton Senna. Igual la cifra es buena en comparación con los 26 motociclistas que se mataron entre 1971 y 1993 y ni que hablar con las de las primeras dos décadas del Mundial inaugurado en 1949. Por esos años el Tourist Trophy en la famosa Isla de Man inglesa, era una de las carreras más esperadas y peligrosas, ya que su circuito de 25 kms, con subidas y bajadas, recorre rutas públicas y pasa entre arboles, guardarailes y hasta casas… La negativa de los principales pilotos de la época, encabezados por el multiple campeón Giácomo Agostini, la sacó el Mundial en 1977 pero no evitó la continuidad de la carrera con corredores no habituales del Mundial. Sigue hasta estos días y con las tres muertes de pilotos que hubo este año, ya suma ¡220! desde el 28 de mayo de 1907, fecha de la primera carrera. Si hasta hay un cementario cerca, y esto no es chiste.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre