EL “ACHIQUE” QUE SE NOTA EN DISTINTOS ESTAMENTOS DE LA SOCIEDAD.

Lamentable y preocupante desde ya, ¿también se hará sentir en el automovilismo argentino en un 2019, año que los pronósticos auguran, no atenuará en materia de dureza?

La primera señal disparada por la ACTC, daría la impresión de encaminarse hacia una racionalización que, puede tornarse en ineludible no sólo para la categoría más importante, sino para el automovilismo argento en general.

SpeedAgro

Para los campeonatos por arrancar, el Turismo Carretera y TC Pista modificaron los cronogramas de los fines de semana. Los viernes no clasificarán, limitándose a completar dos tandas de entrenamientos para cada categoría. Luego, los sábados habrá otra tanda de prácticas y a continuación dos sesiones clasificatorias.

El resto de los programas, sin modificaciones: el TC Pista cumplirá con las dos series los sábados y la final los domingos. El TC dominguero con las habituales tres series y la final que tendrá un leve incremento en el recorrido, a 30 giros. Lo que te contamos no tendrá aplicación en caso de carreras especiales. Del 8 a 10 de febrero en Viedma, se pondrá en práctica el nuevo esquema.

En Concepción del Uruguay, el TC Mouras y TC Pista Mouras, el finde se ponen en marcha.

Ahora bien, ¿redundará en una disminución de los tan elevados y supuestamente temidos costos, la medida resuelta por la ACTC?. Hay que recordar que en más de una ocasión el año pasado, le fue planteado al presidente Hugo Mazzacane, la alternativa de eliminar la actividad de los viernes,  centralizándola entre sábados y domingos, a lo que el dirigente consideró que la contemplaban.

La opinión de los pilotos ante esa posibilidad no fue unánime, unos pensando en los números dieron el visto bueno; otros, los mas acaudalados en cuanto a respaldos dinerarios, consideraron que mantener los motores en silencio los viernes, no redundaría en una disminución de costos significativa.  En la eventual eliminación de la salida a pista de los viernes, también entró en juego el rol de la televisión, los acuerdos y las pautas laborales fijadas por el sindicato que nuclea a los trabajadores del sector, item el último mencionado que generaba cierto impedimento que trascendió, podía zanjarse.

Acaso al llevarse a cabo únicamente entrenamientos los viernes, la ACTC logró disminuir costos televisivos, se supone previo acuerdo. No parece, al contrario,que las erogaciones que efectúen pilotos y equipos, vayan a caer. Fijate, van a poder dar más vueltas, y sin clasificar consumirán neumáticos, combustible, motores, sin obviar los administrativos entre otros rubros que entran en juego, que también suman y mucho. ¿La disminución de costos?, bien gracias.

Los dirigentes del automovilismo nacional hay que descartar, son conscientes, conocen la realidad del país, de la economía; la palpan, la tienen clara.  Veamos si dan imprescindibles señales y toman previsiones más allá que no pasa por ponerse en tremendistas. ¿Podés firmar que en la Argentina, y en el automovilismo que es lo que nos ocupa, hay algún sector “blindado” a más embates?…

Fotos: ACTC

1 COMENTARIO

  1. Por qué no cambian el enfoque?
    En lugar de pensar en disminuir costos, que se sabe largamente, nunca dan los resultados esperados; busquen las formas de ganar en la convocatoria de público.
    Tanto por las comodidades, servicios de todo tipo,claridad y ecuanimidad en los aspectos reglamentarios, etc.
    Pero por sobre todo ,espectáculo, real y valedero. Con verdadera competencia entre pilotos, marcas, motoristas y chasistas.
    Con muchas mas libertades en cuanto a diseños de partes que ahora están restringidas, tales como amortiguadores, soportes de radiadores, trompas, etc.
    Estoy seguro, que con esos pasos, la convocatoria de público crecerá, y con elllo, la audiencia y las publicidades interesadas.
    Hay que ganar mas público aficionado, mas interés en la prensa,mayor volumen de sponsors y con la política de «reducción de costos», está claro que no se llega.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre