LA PRIORIDAD DE SUMAR.

 “Ojalá podamos andar muy bien como lo venimos haciendo y sumar muchos puntos para el campeonato, ese seguirá siendo el objetivo”.

Dos segundos puesto, un tercero y un cuarto le han permitido a Todino llegar a la cima del campeonato. sobre el confiable Torino del Maquin Parts.Le falta ganar.

Las palabras de Germán Todino no se apartan del habitual libreto de las declaraciones de los pilotos de TC en la previa de una carrera. El deseo de “sumar puntos” ha reemplazado a las intenciones del “quiero ganar” que uno imagina en piloto de punta, mucho más en un líder de campeonato como lo es Todino y muchísimo más en quien como el piloto bonaerense debe la cuota de victoria obligatoria para ser campeón. Es cierto que Todino no dice que no quiere ganar pero da entender que prioriza la cosecha de puntos. Se lo comprende, pero sin dejarle de recordar que el hincha y el espectáculo necesitan de pilotos que salgan a ganar. Así se formaron los ídolos y grandes campeones.

-publicidad-

No es casualidad, ni capricho esta posición de priorizar sumar por sobre ganar. Resulta la respuesta a una escala de puntaje que incentiva la regularidad por sobre la efectividad en busca de una definición de campeonato con varios postulantes. Dato sugestivo que lo confirma es ver que con cuatro fechas disputadas sólo hay un ganador entre los siete primeros del campeonato. Esa excepción y por partida doble es Agustín Canapino, que ni siquiera está primero, ni tampoco segundo. Se ubica tercero con 143 puntos detrás de Todino (152,50) y Juan Cruz Benvenuti (146), pese a ganar la mitad de las carreras corridas… Paradójicamente es el mismo Canapino, que jugó como pocos en el terreno de la especulación en varios de sus campeonatos ganados en tiempos que su padre Alberto manejaba tan acertada y astutamente las estrategias como los temas técnicos,

No es común en estos tiempos del TC que un piloto festeje dos triunfos consecutivos. Canapino lo hizo en Toay ¿Llegará al tercero en Río Hondo?

Casi nadie imagina una tercera victoria consecutiva de Canapino en en TC (sería la quinta contando el TC 2000) en este rencuentro de la popular categoría con el Autódromo de Río Hondo tras la pausa de tres años que impuso la pandemia. Sin ser imposible, no se corresponde a los tiempos actuales del TC, ni tampoco se ajusta a la receta técnica que casi deja sin chances al festejo mayor a quienes cargan 30 Kg de lastre como lleva el Chevrolet del Titán en el fin de semana. Si, corresponde, al espíritu tremendamente competitivo y esa voracidad ganadora de Agustín, que sin embargo seguramente deberá atenuar si quiere ser quíntuple campeón de TC. Está claro que los reyes del TC de estos tiempos no se coronan pensando en las victorias.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre