PROBLEMAS PARA VARIOS.

No son tiempos de tranquilidad para la F-1. A la polémica instalada entre Red Bull y Mercedes Benz como cabezas, por el tema de la flexibilidad de los alerones traseros y que puede estallar en cualquier momento, se agregan las complicaciones que sigue causando la pandemia de coronavirus en el calendario.

La noticia de la cancelación del Gran Premio de Singapur, plantea un nuevo inconveniente para la gente de Liberty Media. Programado para el 3 de octubre, faltará por segundo año consecutivo en el Campeonato Mundial. Las estrictas medidas sanitarias del gobierno de Singapur, impiden la realización de ese tipo de actividades deportivas en plena pandemia. Como reemplazo se barajan Turquía, China e incluso una segunda carrera en Estados Unidos.

Sergio Pérez se movió bien y rápido con su Red Bull en el estrecho callejero de Baku. Dominador de los entrenamientos pro sobre su coequiper Verstappen, el mexicano va por la pole en la 5ta fecha del Mundial.

Deportivamente quienes no tienen tantos problemas son Red Bull y Ferrari. Se vio en los entrenamientos iniciales del Gran Premio de Azerbaiyán. Sergio Pérez y Max Verstappen colocaron adelante en ese orden a los autos auspiciados por la bebida energizante. Los siguieron los rojos coches de Maranello con Carlos Sainz y Charles Leclerc. El único lunar fue el golpe de Leclerc contra las vallas.

Inusualmente no se lo había visto a los Mercedes Benz en los primeros lugares adueñados en los últimos años. Lewis Hamilton 11° y su compañero Valtteri Bottas, 16°. ¿Otro Mónaco para las Flechas Negras? Había que ver. El dato positivo, los buenos tiempos marcados con tanques llenos y gomas intermedias. Demostraron tener buen ritmo de carrera, claro antes había que clasificar y en ese punto el panorama parecía no estar tan claro para el equipo liderado por Toto Wolff. Es cierto que pese a su característica de callejero, el circuito de Baku, con su larga recta de 2200 metros, ofrece mayores posibilidades de sobrepaso, pero tampoco da para resignar posiciones en la grilla.

Un contratiempo inesperado enfrenta Nikita Mazepin con el reclamo del ejército ruso para que se incorpore a sus filas. La buena noticia fue haber superado a su compañero Mick Schumacher en los entrenamientos.

Hablando de problemas quien enfrenta un reclamo especial es Nikita Mazepín. No proviene de ningún rival enojado por su arriesgado estilo conductivo, ni de sus jefes de Haas por sus malas contestaciones, ni siquiera de una amiga deseosa de promoción. Es nada menos que del ejército soviético; le reclama el alistamiento en sus filas como es obligación para todos los jóvenes entre 18 y 27 años. «¿Y ahora qué hago?», le dijo Nikita a su padre Dmitry, recordando su agenda cargada de compromisos por su participación en la Máxima.

”Por ahora no tengo una solución. Estoy tratando de hacerles entrar en razón a las autoridades del ejercito, planteando la alternativa de una instrucción express” respondió Dmitry, que seguramente en sus multimillonaria cuenta bancaria tiene una buena carta para solucionar este inesperado problema de su hijo

Algo resulta claro, Nikita no tiene paz. Justo ahora que empieza a tomarle la mano al Haas y a mostrarse más parejo con su compañero Mick Schumacher, lo llaman del cuartel…

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre