¿EN QUÉ QUEDAMOS?

Mientras que por su lado Stefano Domenicali advirtió que no habrá calendario de Fórmula 1 con más de 24 /25 fechas, por el otro el  propio director d Liberty Media (empresa dueña de la categoría) aprovechó el paso del Mundial por América para darse una vueltita  por la ciudad colombiana de Barranquilla y ver la posibilidad de una visita de la Fórmula 1 en 2024 o 2025.

Con la fuerza de los 17 años y la ayuda de su padre, Sebastián Montoya busca seguir sus pasos y llegar la Fórmula 1. Por el momento aspira a destacarse en la Fórmula 3.

El tema ya tuvo un importante paso inicial con la reunión que Domenicali mantuvo en la ciudad caribeña famosa por sus carnavales con su intendente Jaime Pumarejo. Las charlas apuntaron a la construcción de un circuito callejero y de acuerdo a lo dicho por Domenicali, el proyecto tiene el visto bueno de Liberty Media en función de su intención de abrir la categoría a nuevos escenarios como ha ocurrido recientemente con Arabia Saudita, Qatar y Miami. El intendente Pumarejo mostró entusiasmo por la idea pero también prudencia al señalar que “el proyecto avanza, pero falta mucha tela por cortar. Hay posibilidad real, es un proyecto financieramente sostenible que atrae inversiones para la ciudad al ser promovido por el sector privado, estamos en carrera y esperamos llegar a la meta, pero no queremos generar falsas expectativas».

De concretarse este por ahora lejano proyecto, Colombia se convertirá en el tercer país sudamericano, luego de Argentina y Brasil, en tener una fecha por el Mundial de Fórmula 1. Pudo ser la segunda, allá por principio de los 70, cuando en febrero de 1971 organizó dos carreras de Fórmula 2 Europea que tuvieron la participación de varios pilotos de Fórmula 1 (Siffert, Graham Hill. Pescarolo), algo común en la época. Por entones, la Máxima buscaba más espacio en América luego de excluir del calendario a México por la caótica edición 1970 que terminó con gente sentada al borde de la pista…

Graham Hill fue una de las figuras de la Fórmula 1 que en febrero de 1971 participó en la temporada de Fórmula 2 Europea en Colombia. Escoltó al ganador Jo Siffert en la 2da carrera. El británico Allan Rollinson fue el vencedor de la primera.
-publicidad-

El éxito de los Grandes Premio de Colombia y Bogotá, realizados en el Autódromo Ricardo Mejía, movió el entusiasmo de los colombianos que incluso alcanzó al entonces presidente Misael Pastrana Borrero.  Así empezó a gestionase la llegada de la Fórmula 1. Sin embargo las ilusiones se derrumbaron rápidamente ante las discrepancias entre las autoridades gubernamentales y los promotores. Así quedó liberado el terreno para Brasil, que también venia pidiendo cancha para una fecha de Fórmula 1 respaldado por el primer título mundial (1970) de Emerson Fittipaldi. Un objetivo que consiguió en 1972 con una carrera no puntuable ganada por Carlos Alberto Reutemann y consolidó al año siguiente con un ingreso al Mundial que todavía mantiene. Por el contrario nunca más se habló de la Fórmula 1 en Colombia y la única relación del país cafetero con la categoría quedó con las participaciones de Roberto Guerrero (1982-83) y especialmente de Juan Pablo Montoya (2001-2006), ganador de 7 Grandes Premios. Su hijo Sebastián está haciendo su camino internacional en las categorías promocionales con la mira puesta en la Fórmula 1. A los colombianos se les abre así la ilusión que en dos o tres años puedan tener su primer Gran Premio y encima recuperar la presencia de un piloto en el Campeonato Mundial. Soñar no cuesta nada, por ahora.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre