«A LA VIDA  HAY QUE vivirla todos los días un poquito…».

En aquel tiempo cada vez más lejano, de sus conferencias de prensa sabatinas como presidente de la ACTC, Oscar Raul Aventín, dejó esta frase antes de entrar en el habitual análisis de la actualidad de la categoria. No era de su propiedad y el Puma la reconoció al aclarar que se la había dicho Juan Rota, al cumplir los 90 años de vida.

Hombre ligado al TC desde hace décadas, Rota fue un conocido proveedor de tapas de cilindros. Ya retirado ocupó el cargo de presidente honorario de la ACTC. Un reconocimiento a su trabajo por la categoria.

-publicidad-

Juan Rota vivió hasta los 95 años. Su frase del comienzo dejó claro cúal fue el secreto de su larga vida.

 

Por M.S.

Foto: Prensa ACTC

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre