LOS MUROS NO PERDONAN.

No saben de pergaminos, ni de posibilidades, ni de tiempos, los duros y amenazantes muros que circundan buena parte del circuito de Jeddah. No perdonaron a Charles Leclerc y su Ferrari en los entrenamientos. Tuvieron compasión (¿suerte de campeón’) con Lewis Hamilton en el inicio de la decisiva tanda clasificatoria cuando el inglés perdió por un momento el control de su Mercedes Benz y anduvo cerca del golpe. Volvieron a ser implacables en la agonía clasificatoria cuando contra su dureza se estrelló Max Verstappen, dañó bastante el Red Bull y destrozó una pole que ya festejaban en su box.

«El tercer lugar en la grilla no era lo que esperaba, pero el auto tiene buen ritmo y esto me da esperanzas para la carrera» se consoló Verstappen tras el choque que lo dejó bastante decepcionado. Igual mantiene chances de coronarse en Arabia.

«No entiendo muy bien lo que ha pasado, pero bloqueé y he intentado mantener el coche en la pista  pero he tocado la parte trasera y me fui contra el muro»  contó  el holandés, quien al momento del error de pasarse en la frenada en la curva 27, era unos 400/1000 más rápido en la vuelta que Hamilton. “Fue cuestión de centímetros en la frenada, pero tuvo una malan consecuencia. Con los hechos consumados podíamos haberle dicho que se tomara las cosas con calma, pero esa actitud no es para Max, ni tampoco para nosotros…” explicó en defensa de su piloto, Helmut Marko, asesor deportivo de Red Bull, quien se mostró más preocupado por algún daño en la caja y no dudó en anticipar que la cambiaran en caso de ser necesario, aunque esto le signifique cinco puestos de retraso en la grilla para Max.

Valtteri Bottas larga segundo y puede ser un importante guardaespaldas de Hamilton de los ataques de Verstappen. «Bottas es el mejror compañero que he tenido» lo elogió Lewis que logro su pole 103.
-publicidad-

Los campeones consagrados se diferencian de los campeones en formación por ciertas actitudes. Una es saber leer mejor e interpretar con más tranquilidad las situaciones. Tal vez consecuente a la ansiedad de su primer título, Max vio la chance de una pole contundente, se dejó llevar por la atrapante velocidad del circuito y quiso más, sin medir riesgos. En cambio, con la experiencia de siete campeonatos, Lewis supo interpretar el mensaje que casi lo manda contra el muro y no se desesperó por la pole.

El par de carreras finales del Mundial mostrarán el real costo que para Max tendrá este golpe. Si queda en la anécdota o le cuesta el título. Por ahora en este debutante Gran Premio de Arabia Saudita paga el error con largar detrás de los Mercedes Benz de Hamilton y Bottas. Un panorama promisorio para el inglés, el equipo alemán y complicado para el holandés, pero para nada definitivo. Todo puede pasar en un circuito donde se circula a 310 Km/ entre muros, con curvas ciegas y un tráfico intenso de autos que los pilotos consideran superior al de Mónaco.

Carlos Sainz hizo un dibujo raro con la Ferrari y estuvo cerca de pegarle al muro en la segunda tanda clasificatoria. No pudo avanzar a la última sesión y larga en la decimoquinta posición.

Entre todas las cosas que pueden pasar en un escenario poco adecuado, está la definición del campeonato con estas alternativas a favor de Verstappen que aventaja por 8 puntos (351,50 a 343,50) a Hamilton con 26 en juego.

– Ganar con récord de vuelta y que Hamilton no llegue entre los cinco primeros.

– Ganar y que Hamilton no termine entre los seis primeros.

– Salir segundo con récord de vuelta y que Hamilton no quede entre los diez primeros.

– Salir segundo y que Hamilton no sume puntos.

También vale recordar esta advertencia de Lando Norris. “Como siempre en los callejeros, la carrera será un caos, pero en este circuito lo será todavía más. Y esto no es bueno para nada ni para nadie” lanzó el piloto inglés que parte séptimo con su McLaren. Ojalá quede en una simple advertencia

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre