INTERESANTE MANO A MANO en las 1000 Millas, entre Juan Tonconogy (Riley Sprite) y el italiano Giordano Mozzi (Triumph TR3). Queda una etapa para definir al ganador. 

En la rampa del Hotel Llao-Llao, fue el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, quien encabezó la largada de la segunda etapa de la competencia declarada de Interés Turístico Nacional por el Ministerio de Turismo.

No sólo por su condición de especialista de la regularidad, también por ser uno de los participantes que llegó desde el extranjero, las palabras de Giordano Mozzi son una muestra elocuente de que su carrera debut en la Patagonia ha colmado sus expectativas.

-publicidad-

“Las 1000 Millas es un evento muy interesante desde lo turístico y lo deportivo. Mucha gente me había hablado de esto, pero ahora, estando aquí, es todo mejor”, reconoció el italiano, ganador de las Mille Miglia 2011, quien es navegado en el Triumph TR3 de 1960 por su esposa Stefania Biacca.

Un problema con el cable del acelerador lo privó de la perfección a la que aspiraba y cedió puntos en contra respecto de Juan Tonconogy, ganador de la primera etapa (foto).

La historia de la segunda etapa se escribió hasta Villa la Angostura con muchas similitudes. Mozzi, aduciendo ahora la necesidad de acostumbrarse a los frenos, pero feliz por los tiempos logrados y Tonconogy, con un descarte obligado (“Nos ‘dormimos’ y llegamos tarde al inicio de una prueba”, confesó su navegante Guillermo Berisso).

El binomio argentino, ganador en 2009 y 2010, es favorito, incluso para el piloto italiano. “Es cierto que vine para ganar pero está claro que no es lo que quieren nuestros rivales. Sin dudas, Juan es uno de los más fuertes en esto”, reconoció.

En esta segunda etapa, donde la caravana, recorrió Circuito Chico, el Barrio Los Girasoles, la ruta 231 costeando el Lago Nahuel Huapi, un momento muy emotivo fue el arribo a Villa La Angostura. “Es una doble alegría porque con las 1000 Millas logramos mostrar y difundir como, tras un año de trabajo y planificación, nos hemos recuperado de las cenizas y porque volvieron a elegirnos para ser parte de este gran evento internacional” dijo el secretario de Turismo Marcelo García Leyenda.

En cuanto a las definiciones que propone las 1000 Millas, Daniel Erejomovich descartó sus chancees de poder retener el título de Campeón Argentino Sport Histórico pero no resigna sus posibilidades al triunfo tanto de la carrera como de la Triple Corona. El gran candidato para obtener estos dos logros es el binomio integrado por Guillermo e Ignacio Acevedo, quintos en la general hasta la etapa de ayer. Durante el reagrupamiento en Villa la Angostura, “Nacho” mantenía en “secreto” la performance “para que no suba la presión con la que corremos”, reconoció su padre al volante del Jaguar XK120.

Destacadas actuaciones produjeron hasta la mitad de la carrera, los binomios compuestos por Luis y Leonardo Zerbini y Ricardo Licursi-Patricia Pujol (Austin Healey MKI) completando los cinco mejores puestos de la general. También el presidente del CAS, Manuel Eliçabe navegado por Daniel Claramunt en la Maserati A6 GCS como la tripulación del Bugatti Type 35 A bajo el seudónimo Buga-Tina, mantenían sus expectativas de un buen resultado final. Justamente, Fernando Sánchez Zinny (Tina), cuatro veces ganador de las 1000 Millas, esta llevando a cabo- por primera vez en 25 años- el rol de navegante.

Informe y fotos: prensa 1000 Millas

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre