EN EL HALLE SÉCHERON de Ginebra, Suiza, TAG Heuer acaba de desarrollar un evento muy especial: “50 Años del Carrera».

 

La exposición dinámica y orientada al diseño, exploró los orígenes del Carrera en la arquitectura, diseño industrial, arte y moda de la década de 1960, y se realizó como parte de la celebración que se extenderá durante todo el año para conmemorar el 50º aniversario de la mítica línea de relojes y cronógrafos inspirados en el automovilismo.

-publicidad-

“Pretendimos brindar a los visitantes la oportunidad de ver al Carrera en la totalidad del contexto de la ferviente creatividad que le dio origen”, comentó Jean-Christophe Babin, presidente y CEO de TAG Heuer. “Para los fanáticos acérrimos de la época y del reloj más emblemático, ha sido una muestra imperdible”.

El restaurado Halle Sécheron, un salón de principios del siglo XX, es un espacio arquitectónico construido especialmente para la ocasión que reflejó los diseños de la época. Durante el evento se expusieron obras de arte encargadas especialmente, mobiliario representativo y una completa serie histórica de relojes Carrera.

Una de las fuentes de inspiración del Carrera, además de las de reconocidos artistas, ha sido la famosa “Carrera Panamericana de México” y la presencia del inolvidable Juan Manuel Fangio en su paso por el Turismo Carretera.

Creado por Jack Heuer en 1963, el Carrera sigue siendo la insignia de la tan prolongada relación de TAG Heuer con el automovilismo. Diseñado para cumplir con las necesidades específicas de los corredores profesionales (resistente, sobrio, fácil de leer), el Carrera se inspira en una serie de ideas innovadoras para lograr un diseño de avanzada. Los códigos específicos del automovilismo están bien representados: aspecto clásico de los contadores de tablero, y los guantes de cuero perforados que solían usar Fangio y rivales de la época y el modernismo de los 60.

La expo además fue la plataforma de presentación de un nuevo reloj concepto: el Carrera Carbon, Calibre 1887 Concept Chronograph (foto) ultra liviano y súper resistente, primer reloj fabricado íntegramente con materiales compuestos como carbono 19 g de tecnología, idéntico al usado por primera vez en Fórmula 1 y en la industria aeroespacial, también inspirado como se ve en el automovilismo.

 

La principal fuente de inspiración de este modelo es el 1963 Carrera original, el primer cronógrafo deportivo diseñado específicamente para los corredores profesionales y aficionados de los autos deportivos. El diseño de la caja está basado en el innovador Carrera Mikrogirder, elegido como el Reloj Suizo del Año en el Gran Premio de Relojería de Ginebra en noviembre de 2012, donde recibió el prestigioso Aiguille d’Or, el galardón más codiciado de la industria de la relojería.

El método de fabricación de TAG Heuer, que hasta ahora se utilizaba principalmente en la F-1 y en la industria aeronáutica como se ha dicho,. permite intrincados mecanismos y detalles. Los bordes del medio de la caja, por ejemplo, tienen un nivel de detalle asombroso. Además, el reloj es más resistente al paso del tiempo que uno convencional, con menos rayaduras u otros signos de desgaste. Su escaso peso también se traduce en máximo confort.

En su interior se encuentra el famoso Calibre 1887, el primer movimiento fabricado internamente por TAG Heuer, después de 4 años de una intensa I+D en 2011, para celebrar el 150º aniversario de la marca; el movimiento con cronógrafo integrado con rueda de columnas contiene 320 partes. Es un innovador proceso de reingeniería de una de las grandes contribuciones de Edouard Heuer a la relojería: el piñón oscilante de 1887.

Fotos Tag Heuer
Por el equipo de VA

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre