LA CAMARA A BORDO DEL RENAULT de Emiliano Spataro mostró la clase de sangre fría que tuvo el piloto de Lanús para evitar el desastre.

La imagen es clarísima: cuando el Fluence se quedó sin frenos a más de 220 km/h, Spataro apuntó primero al hueco que había entre el final del muro de cemento a su derecha y el conito que delimitaba el ingreso a la chicana. Si la falla hubiera ocurrido en un momento en que el auto viajaba solo, sin rivales a la vista, acaso habría pasado por allí sin más incidentes que el indisimulable susto.

El Renault apunta al hyeco, pero Spataro intuye que por allí pegará en el lateral del Fiat de Werner y de allí al muro.

Pero adelante viajaba el Fiat de Mariano Werner. Y Spataro interpretó en un instante que si no alteraba la trayectoria, entonces iba a chocarlo en el lateral izquierdo, con consecuencias impredecibles. Por eso, en el último instante, viró el volante unos pocos grados hacia la izquierda y con la trompa de su Renault embistió la cola del Linea. Los resultados son conocidos. El Fiat no sirve más (apenas un diez por ciento de sus piezas son recuperables), el Fluence puede repararse ya que solo se rompieron «elementos periféricos» al decir de Marcelo Ambrogio, director del equipo.

Spataro ya giró el volante y apuntó, en milésimas de segundo, a la cola del Fiat.

“Le pedí mil disculpas a Mariano, dañé mucho su auto, pero no tenía otra alternativa”, se lamentó Spataro. La otra alternativa era espantosa: seguir de largo por la calle de escape, que terminaba en una doble pared de cubiertas y una hilera irregular de tres muretes; detrás, los boxes. Aun después de pegarle al coche de Werner, la máquina de Spataro, también golpeada, pero habiendo perdido bastante energía en el impacto, siguió por la pista, paralela a la vía de escape, mucho más allá del límite de ésta.

El Renault ya perdió una buena cuota de energía en la colisión con el Fiat pero aún así superó, por la pista, la línea del final de la calle de escape y todavía sigue en movimiento.

Lo que habilita a pensar que si Spataro no hubiera tenido esa reacción casi instantánea, su Renault lanzado a fondo por la calle de escape pudo haber causado una tragedia. Un tema para revisar en futuras ediciones de lo que ya es un clásico del Súper TC 2000. ¿Es la ubicación correcta para los boxes? No sería descabellado pensar en cambiarla para la próxima carrera. 

Por P.V.

Imágenes: Captura de cámara on-board y transmisión televisiva de Canal 13.

 

 

 

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. En estas situaciones es cuando se ve quien es buen piloto. Grande Emiliano !!!!!!!
    Ahora muy mal para los que improvisan en seguridad o ignoran los riesgos pensando como siempre que » aca no pasa nada «..

  2. lástima que siempre pensamos en mejorar las cosas después de que pasó algo grave (o casi). esa calle de escape podría tener los muretes exteriores en diagonal, para que un auto fuera de control golpee y vaya deslizando, frenándose con la fricción, terminando en la barrera de gomas. otra opción mejor sería quitar esa división de muretes entre la calle de escape y la pista, solo delimitandola con conos, pintura, pianitos y/o reductores de velocidad, para que el que se pase de largo, no saque ventaja de la situación. se nota que la gente que «»»piensa»»» en la seguridad no está a la altura…

  3. Siempre me preguntaba como yo podria reaccionar en una situacion limite en la ruta.
    Hay un lado B de nosotros que desconocemos.

    En marzo viniendo de Tandil por la 74 una Sprinter venia de frente con un trailer para caballos.
    A menos de 100 metros comenzo el trailer un zigzag violento y yo decido sacar mi Nissan Xtrail de la ruta a 120km/h no sin antes mirar la banquina para evitar carteles, mojones, etc.

    Me alejo unos 6 metros del asfalto y por el vidrio lateral izquierdo veo pasar a la sprinter sola, sin el trailer que habia cortado el enganche y venia de frente a mi trompa.

    Reacciono nuevamente y acelero con todo para sacar la trompa y evitar el impacto frontal.

    La lanza entro entera por el vidrio trasero izquierdo donde estaba sentado mi hijo que diez minutos antes se habia acostado con el cinturon puesto. Le paso por arriba y no lo toco, le wuedo el enchufe del trailer entre las piernas.

    Yo jamas perdi la calma en ningun momento, actue con una frialdad que luego si me genero algun susto.

    Toda la secuencia duro menos de tres segundos.

    Puedo entender entonces la reaccion de Spataro, cuando estas jugado, vida o muerte, sabes que tenes una sola chance.

    • Nadie borró nada: escribiste tu comentario en la foto, no en la nota, y por eso no lo ves. Si cliqueás en la segunda foto, vas a verlo vivito y coleando…

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre