AMIGO, QUE les ha costado caro andar a los revolcones en San Jorge, donde corrió el Turismo Nacional el 17 de junio pasado.

Sí, a Leonel Larrauri y Matías Cohen; ¡y pensar que eran amigos y hasta vacacionaron juntos en otros tiempos!. Acuérdense, Leo se le fue a las barbas a Matías una vez en boxes, después de un incidente mutuo en pista. Problema agravado cuando, se dijo, Cohen le echó en cara al sobrino de Poppy una supuesta responsabilidad en el accidente mortal de Guido Falaschi.

SpeedAgro

 

Hagan memoria también, a apenas tres días del luctuoso hecho, en aquella «inolvidable» conferencia de prensa en la ACTC, Oscar Aventin lo mandó a la parrilla a Leonel, adjudicándole el error que según el Puma había admitido Larrauri, al despistarse cuando iba retrasado y a partir de ahí iniciarse el terrible accidente que vaya, tuvo mas causalidades que casualidades.

Bueh!; vamos a los bifes, la CDA del Automóvil Club Argentino ha dado su veredicto de la pelea en San Jorge, y hubo roja directa.

Ha rezado el comunicado de la CDA: «la Mesa Directiva resolvió la situación de los pilotos de Turismo Nacional Clase 3, Leonel Larrauri y Matías Cohen, quienes habían protagonizado un incidente de agresión física entre ambos, en la competencia realizada en San Jorge el pasado 17 de junio de 2012», se mencionó a modo de anuncio de lo peor. «Al respecto se aplicó una sanción de suspensión de cumplimiento efectivo al piloto Leonel Larrauri hasta el 31/12/2012 y hasta el 30/06/2013 una suspensión “en suspenso”. Y por su lado, a Matías Cohen, «se le aplicó una sanción de suspensión de cumplimiento efectivo hasta el 31/12/2012».

Ah!, también tuvieron tiempo para atender al extravertido piloto de Top Race Series, Alejandro Leguizamón. La CDA lo suspendió por 3 fechas (una ya cumplió); ¿la razón?: el incidente de Leguizamón con autoridades de la carrera disputada en Junín, vaya, el mismo día, 17 de junio pasado. El hombre de Capitán Sarmiento, enojado levanta campamento de la categoría.

Por C.S

1 COMENTARIO

  1. A mi me parece que no es preocupante que se hayan repartido un par de bifes, les cabe un tirón de orejas y unas fechas en capilla, creo, pero no es para tanto. Lo que me parece totalmente detestable y sancionable son las cosas que desatan la pelea en si, las maniobras de Larrauri, las acusaciones de Cohen y algún que otro antecedete. Me da la impresión de que no están bien del bocho o les falla algo en algún momento y se pueden tornar mas peligrosos. No digo que no haya que sancionar la pelea, que al final fue uno contra uno, a mano limpia y de frente, sino que la parte mas dura (y creo que debería serlo mas aún) tendría que recaer por las acciones previas y antes de levantar las sanciones, estos muchachos deben demostrar que están mejor de la cabeza.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre