A FALTA DE RAFAELA…

…bueno es Toay, como otro Templo de la Velocidad para el Súper TC 2000. Un calificativo que silenciosamente ha sabido ganarse el trazado pampeano, a fuerza de entregar promedios superiores a los 200 Km/h. Este fin de semana en la novena fecha del campeonato, el récord a batir por la categoría son los 201,664 Km/h que promedió Matías Rossi con su Toyota  para hacer la pole el 1 de junio del 2013, el día anterior a la primera de las dos victorias (la restante la obtuvo el año pasado en los 200 Kms junto con Gabriel Ponce de León) en La Pampa.

Rossi hizo la pole y ganó en el 2013 en la primera visita del Súper TC 2000 a Toay. Su promedio de la pole todavía no fue superado.

Es un circuito que me gusta porque por su larga recta tiene lugares para los sobrepasos”, destacó el Misil, quien sin embargo atenuó sus expectativas de una tercera victoria por los recargos (8 posiciones) que sufre y un rendimiento de su auto que no es el mejor para clasificar. “Veo mejor a mis compañeros, que no tienen penalizaciones”, agregó.

-publicidad-

 “Somos corredores porque nos gusta andar rápido y por eso es placentero correr en un circuito veloz como Toay” , reflexionó y elogió Facundo Chapur, quien sobre el Peugeot 408 busca acercarse al rendimiento de Mariano Werner, Damián Fineschi y Fabián Yannantuonni, los colegas con los que comparte el techo de la marca francesa “Mis compañeros están mejor”, reconoció de la misma manera que admitió que “los 408 demostraron ser competitivos aunque no en la medida del año pasado cuando estaban Girolami y Canapino. Además ahora somos otros pilotos…”.

El equipo Chevrolet probó el nuevo Cruze en el Cabalén antes de viajar a Toay.

No está el bicampeón  Néstor Girolami en este Súper TC 2000, pero si, Agustín Canapino. Y el Titán es otro de lo que suscribe su gusto por el veloz  trazado de Toay, que lo vió ganador en el 2014 ,en su primer éxito con Peugeot. De retorno a Chevrolet, llega a esta instancia con la tranquilidad ce una ventaja (32 puntos) como líder del campeonato, pero también con la incertidumbre del rendimiento del nuevo Cruze que estrena en esta carrera tras dejar de lado el que le permitió ganar las últimas tres carreras.

Sé que es una apuesta que tiene cierto riesgo, pero la decisión ya estaba  tomada antes de estos triunfos”,  se limitó a decir Agustín tras hacer doblete en Santa Fe e intentado  esconder su  nostalgia, y tal vez, su lamento, por tener que bajarse de ese Cruze (en Toay lo maneja Matías Muñoz Marchesi) en medio de esta racha triunfal.

El domingo a la tarde, Agustin. ¿ extraña a ese Cruze que debió dejar o lo recordará con una sonrisa?

 

Por M.S.

Fotos: Prensa Súper TC 2000

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre